Tenemos un compendio de factores realmente importante que no debemos perder de vista y es una de esas cosas que te tienes que poner pegado a la pantalla para que no se te olvide en las próximas semanas.

Todo comenzó hace muy pocos días con un desplome en las tecnológicas en donde muchos advirtieron que se estaban observando movimientos para cambiar de ciclo, saliendo de activos de crecimiento para entrar en otros más defensivos. Poco después tuvimos un rebote importante que podíamos achacar a la neutralidad que se suele buscar antes de lo que pueda decir la Reserva Federal.

Ayer la Fed subió los tipos de interés y ya estamos en el ansioso 1%, con máximo en el 1,25%, pero a muchísimas personas les ha extrañado el hecho de que la Fed parece que ya no está haciendo tanto caso a algunos puntos poco brillantes de la economía mundial y también dentro de Estados Unidos. Hay que recordar que en los últimos tiempos ha habido alguna voz que ha dicho que uno de los mayores problemas a los que se enfrenta todo Banco Central es el hecho de que los tipos de interés no estén tan altos como antes de la crisis porque eso hace que ese arma fuese menos efectiva en la próxima crisis. Estamos viendo que el crudo no está ayudando a subir la inflación y encima en los últimos tiempos está descendiendo. Además, las ventas minoristas que hemos conocido en Estados Unidos y en Reino Unido no apoyan esa mejora incondicional del consumo interno, por lo que algunos pilares flaquean y no se esperaba ver tanta firmeza en la Reserva Federal con sus proyecciones. Esto hace que, sumado al muy bajo rendimiento político de Donald Trump, tenemos que la economía está siendo afectada de forma total por el ciclo de subidas de tipos de interés sin tener contrapartida en todas las medidas que dijo el actual presidente de los Estados Unidos en la campaña electoral. En algún momento tiene que aparecer el daño de un encarecimiento del dinero en la economía, por lo que se va a empezar a pasar examen a la fortaleza de la misma.

De momento el nocturno en Estados Unidos está teniendo descensos bastante importantes que casi llegan a ser de -1% en el Nasdaq y es que la mayoría de sectores y supersectores en Europa también están en negativo con el de recursos básicos descendiendo -2%, las telecomunicaciones -1,53%, automoción y recambios -1,27%, petroleras -1,1% y las químicas -1,03%.

Recuerden aquel comentario que hizo el BCE acerca de que estaban preparados para bajar los tipos de interés si la situación empeoraba, por lo que ya nos puso en alerta dichas palabras porque no venían a cuento en una situación en donde desde Estados Unidos se esperaba ver un segundo trimestre con mayor crecimiento que en el primero. Mezclando todas estas cosas, podemos entender perfectamente esa especie de contradicción que se nos ha puesto encima de la mesa y en donde el miedo está retirando dinero del mercado en estos momentos pero debemos tener muchísimo cuidado porque mañana tenemos el vencimiento trimestral de derivados, así que la cara verdadera del mercado sólo la conoceremos a partir del lunes que viene.