Rubén J. Ullúa, asesor y analista de mercados financieros, analiza el aspecto técnico que mantienen el petróleo y el oro en los mercados.
PETRÓLEO
El commoditie ha perdido durante los últimos meses su tendencia. Ha pasado de los niveles de 107,50 dólares a valores mínimos de 53,5 dólares. Ha perdido casi el 50% de su valor, lo cual ha sido un impacto para el mercado. Principalmente para los países productores como el caso de Rusia o Venezuela entre otros.

Sin embargo, todavía existe la posibilidad de que esta caída pueda ser correctiva a todo el trayecto de avance que había desarrollado el activo previamente. Creemos que mientras los precios logren sostener la zona de soporte como una zona de importancia, bien podríamos intentar un proceso de recuperación. Al menos iniciar un proceso de recuperación parcial sobre la fuerte caída de los últimos meses.

Este es el último nivel de contención más importante que presenta el petróleo para poder evitar del regreso de los precios hasta la zona de mínimos del año 2009, que se ubica en los 33 dólares por barril. Por lo pronto, nuestra atención estará centrada entre los 53 dólares por barril. Creemos que mientras esos niveles no sean quebrados el precio podría comenzar un intento de recuperación.

ORO

Vemos que el metal ha tenido un movimiento de caída muy fuerte entre junio, julio y noviembre, que ha llevado al precio desde niveles de 1.330 dólares por onza, hasta niveles mínimos de 1.131 dólares por onza. Sin embargo, hay que fijarse en el comportamiento interesante de recuperación que ha tenido el oro en las últimas semanas con varios movimientos.

El mercado cada vez que tuvo procesos de recortes que parecían comprometer el inicio de recuperación mayor, siempre logró una fuerte recuperación y defensa por parte de los compradores, que revertieron la tendencia con señales técnicas de cambio de tendencia. Eso nos lleva a pensar que el recorte en curso si se quiebran los máximos de recuperación en 1.138 dólares, son todavía movimientos de carácter temporal.

Consideramos que el activo debería encontrar una zona de soporte bastante clara justamente en la zona de los mínimos que alcanzamos de 1.170 dólares y en la zona de 1.150 dólares. Es zona de contención más importante que tiene el oro y pensamos que mientras no sea quebrada estará entonces en condiciones de retomar el curso alcista para buscar nuevamente el nivel de los 1.238 dólares o, por qué no, niveles aún superiores.