La compañía acaba de presentar el nuevo Windows 10. El experto analiza el aspecto técnico del valor y establece una estrategia de trading con el mismo.


La tendencia de Microsoft en gráfico semanal es alcista. Tanto el oscilador de momento como de aceleración están en negativo. Esto significa que el momento al alza está perdiendo fuerza. De hecho vemos ya que hay un máximo y las dos últimas semanas está corrigiendo a la baja. Sin embargo, en el largo plazo es tremendamente alcista.

La entrada en largo estaría por encima de los 47,59 dólares. Buscaríamos un primer objetivo de 48,60 dólares y un segundo objetivo de 50 dólares por acción. La entrada en corto estaría por debajo de los 45,51 dólares. Buscaríamos un primer objetivo de 44,5 dólares y un segundo objetivo de 42,60 dólares.

En el marco temporal diario se ve que la tendencia es alcista, aunque en este momento se está revisando una corrección, dado que el precio está cerrando por dentro de las medias móviles. El momento está en negativo y la aceleración está en positivo, por lo que está perdiendo fuerza bajista. El precio en el día de ayer cerró por encima del tercio medio.

Lo más probable es que en el caso de que quiebre el precio continúe subiendo como mínimo hasta los 47,10, dado que se ha formado una pequeña resistencia en torno a este valor. En caso de que lo rompa, continuará la tendencia alcista.

Las entradas en largo estarían por encima de los 47,11 dólares. Buscaríamos un primer objetivo de 47,50 dólares y un segundo objetivo de 48,20 dólares. La entrada en corto estaría por debajo de los 45,51 dólares, coincidiendo con la entrada semanal. Buscaríamos un primer objetivo de 45 dólares y un segundo objetivo de 44,30 dólares.