Marc Ribes, co-fundador de Blackbird, analiza las perspectivas técnicas que presenta la cadena de comida rápida.
Es una compañía dentro del sector de la restauración. Forma parta de consumer services, que ha sido uno de los mejores sectores que hemos visto en la economía americana, puesto que hemos asistido de alguna manera a algún cambio de las políticas monetarias de la Reserva Federal y eso ha incidido claramente en la confianza del consumidor.

Podemos decir que de alguna manera se ha intervenido la curva en el mercado de diferentes tipos de activos como por ejemplo la deuda y eso ha afectado a la bolsa. Es decir, mientras la Fed ha comprado bonos, manipulando la rentabilidad de corto y de largo plazo, el retorno por dividendo se ha ido ajustando a la rentabilidad ofrecida por los bonos.

Es por esto por lo que podemos decir que si suben los bonos, la rentabilidad de los mismos bajan. Esto claramente es muy positivo para la bolsa, porque se permiten pagar PER más caros a medida que la rentabilidad por dividendo es atractiva en referencia a la rentabilidad de los bonos.

Esto efectivamente ha alterado el efecto riqueza del consumidor americano. Lo ha hecho haciendo subir el precio de diferentes activos, de acciones y bonos. Eso ha permitido que el efecto riqueza se transforme en un mayor consumo. Ahí tenemos la explicación de por qué consumer services ha sido uno de los principales sectores de la economía americana en los últimos años.

Vemos la gran subida de McDonalds. La crisis subprime prácticamente no afectó a esta gran compañía y luego el gran rally alcista que hemos vivido en esta época.

Es cierto que es una empresa que por sus cifras cotiza a un PER 17 con una rentabilidad por dividendo del 3,42%. Es una de las compañías que por su marca creemos que 17 veces es una valoración más que correcta, con lo cual es la única duda es si el ritmo de consumo en el mercado norteamericano se va a mantener igual y si eso va a permitir a McDonalds crecer en beneficios.

No cabe duda que no es una de esas firmas que está especialmente cara. Lo que sí estamos viendo es que hay una falta de momento en el mercado. Tenemos una gran zona de resistencias y no hay capacidad de hacer máximos desde enero de 2012. Con lo cual, estamos hablando de más de dos años que la compañía sigue estancada en este rango lateral.

Hay una resistencia clara y dos puntos de soporte. El principal está funcionando bastante bien y dado que el mercado está subiendo podíamos pensar que se podría hacer una estrategia en rango. Es decir, comprando acciones en la base del soporte y luego intentar deshacer posiciones en base al rango de resistencia.

Tenemos un rango de trading de 10 dólares, del que podríamos sacar bastante partido. En este sentido el stop está claramente ubicado por debajo. La única pega es la fuerza relativa que tiene con respecto al sector que manifiesta claramente que el mercado tras confiar en esta compañía ha decidido tomar posiciones en otros valores.

Por eso admitimos operativa en el corto plazo y nunca en el largo plazo, puesto que la tendencia evidentemente ya se ha recorrido. Solo deberíamos aspirar a sistemas de salidas a medio o corto plazo, como por ejemplo una media móvil de 50 días exponencial en un gráfico horario.