Darío Redes, Gestor-Analista responsable de Mercado no lineal, analiza el aspecto técnico que presenta Intel en el mercado norteamericano.
En el gráfico semanal vemos que el movimiento y la aceleración se encuentran en negativo. El precio cierra por encima de la media móvil y por debajo del tercio medio. No hay mucho volumen en este lugar. Las últimas barras fueron prácticamente similares en lo que se refiere al máximo alcanzado. Lo ha hecho con poco volumen.

Desde mi punto de vista esto va a comenzar a dar la vuelta. Sin embargo, no sabemos qué va a hacer el mercado y si hace lo que debe hacer tenemos nuestras entradas preparadas. La entrada en largo estaría por encima de los 35,20 dólares. Buscaríamos un primer objetivo de 36,20 dólares y un segundo objetivo de 39 dólares por acción.

La entrada en corto estaría por debajo de los 32,36 dólares, buscando un primer objetivo de 31,30 dólares y un segundo objetivo de 30, 25 dólares.

Hemos visto la onda 1 y la onda 2 y ahora nos encontraríamos en la onda 3. Esto debería empezar a revertirse y a corregir, pero en el caso de que se quiebre el último máximo el precio continuaría subiendo.

En el gráfico diario vemos que el momento y la aceleración se encuentran en negativo. El precio cierra por encima de las medias móviles y por debajo del tercio medio. También se ve que es una onda 3 y ya habría comenzado nuestra onda 4 en este marco temporal. Se está esperando una corrección.

Nuestra entrada en largo coincide con nuestra entrada semanal. Buscaríamos un primer objetivo de 36 dólares y un segundo objetivo de 37 dólares por acción. Mucho más conservador que nuestro marco temporal semanal.
La entrada en corto estaría por debajo de los 34,21 dólares. Fijaríamos un primer objetivo en 33,50 dólares y un segundo objetivo en los 32,60 dólares.