Rubén J. Ullúa, asesor y analista de mercados financieros, explica el aspecto técnico que presenta Citi en la bolsa estadounidense.
La acción pasó me mínimos a mediados de 2011, a máximos a comienzos del presente 2014. Este movimiento representa un avance superior al 100% y del 30% con respecto a los últimos dos años operativos de la empresa.

Sin embargo, el año 2014, una vez alcanzó los máximos señalados en 55,20 dólares, comenzó un proceso correctivo que se profundiza hasta la fecha. La pregunta es si debemos asumir que la baja desarrollada ha sido todo el proceso correctivo o si por el contrario debemos considerar que puede tener más debilidades.

En primer lugar, desde nuestra perspectiva técnica vemos que toda la baja iniciada en abril en el mes de enero pasado se ha hecho mayor y justamente se encuentre recortando todo el trayecto de avance previo del año 2011. Si esta lectura es correcta entonces lo que estamos asumiendo es que el primer movimiento de baja sería un tramo de corrección y que la emisora debería desarrollar una caída adicional en las próximas semanas que terminen por conducir los precios con proyecciones a la zona de 42,30 dólares por acción.

Observando el gráfico diario, para ver el recorrido de la acción al más corto plazo, el jueves tuvo una gran caída el valor del 5% influenciado por noticias. Eso motivó a una fuerte venta por parte de los inversores respecto a esta cotización. Ese movimiento no hace más que ir corroborando las expectativas de corrección mayor que propusiéramos antes en el gráfico semanal.

A partir del pasado de enero el activo habría desarrollado una onda A bajista, luego se vio una una onda B de recuperación contratendencial y la baja no sería menos que un movimiento en onda C bajista que debería finalmente conducirnos hacia el objetivo planteado en el medio plazo en torno a la zona de 42,30 dólares.

Es interesante observar que más allá de la caída del pasado jueves, que la recuperación que se había producido hasta entre febrero y el presente mes de marzo justo logró recortar y detenerse en el 50% de la baja previa desarrollada en enero.

Desde nuestra lectura tenemos que esperar que esta caída iniciada pueda continuar hacia las próximas sesiones, seguramente enfrentando la zona de mínimos que testeamos anteriormente hacia la zona de mínimos de enero de los 46,30 dólares como un nivel de soporte intermedio. No podemos descartar rebotes desde ahí, aunque luego deberíamos esperar que la baja continúe.