Marc Ribes, Co-fundador de Blackbird, explica el aspecto técnico que presenta American Express.
Antes de comentar directamente el valor supongo que la pregunta es qué hacer en este momento de pánico en el que el mercado ha entrado en una fase de crash acelerada. Es entender muy bien cómo tenemos que actuar delante del precio. Lo hemos intentado analizar en este tiempo las debilidades a las que se enfrentaba el mercado.

Hemos visto muchísima debilidad y hemos podido incluso advertir alguna idea bajista como la que conocemos hoy en American Express. El mercado ha saltado muy rápidamente. Evidentemente podemos buscar siempre explicaciones, pero solo ha respondido a aspectos monetarios. Durante mucho tiempo se ha hablado del fin del tapering y ahora estamos llegando.

También se ha hablado de acciones muy sobrevaloradas y evidentemente lo están. Al igual se ha dicho que la psicología es clave, capital y crucial para la operativa en el mercado. Luego todo esto es una conjunción, porque básicamente hemos tratado de seguir al mercado y hemos visto pautas de agotamiento que nos han dado señales. Luego hay que actuar.

Muchas veces podemos dar margen al mercado, pero evidentemente hay que actuar y tomar decisiones. Si miramos la bolsa como simplemente el nivel máximo de beneficios que hemos tenido, por ejemplo en American Express sobre este nivel, vamos a tener aquí una controversia importante. Vamos a pensar que el mercado nos está robando esto y lo querremos recuperar y no nos daremos cuenta de lo que nos ha dejado no solo ahora, sino también en los últimos años.

La única realidad en el mercado más allá de lo que podamos decir ahora es que nos tenemos que alinear en la fuerza del mercado y la realidad es que ahora en un 30% de los casos sube y en un 36% de los casos baja. Es decir, es bajista. Luego, hay que vender. Dicho lo cual, lo que no podemos hacer es vender ahora, en puntos de pánico. Por tanto, en principio, si no hay nada que cambia la tendencia ahora evidentemente el precio seguirá bajando.

Con lo cual, no hay que comprar ahora, pero tampoco hay que vender. Hay que esperar. Antes decíamos que hay que comprar en las correcciones y ahora hay que vender en las caídas alcistas. Hay que tener calma. Si no estáis apalancados, se ha hecho lo correcto y para invertir en bolsa es necesario aceptar la volatilidad. Podemos actuar de esta manera porque igual nos desprendemos de algo hoy y dentro de un mes nos damos cuenta que nos hemos equivocado.