El optimismo es más necesario que nunca en los momentos en que vivimos.

No me refiero al optimismo frívolo. Ser optimista exige abandonar la negatividad y trabajar duro para aprovechar las nuevas oportunidades que nos ofrece el mercado.

Han pasado los tiempos en los que seguir una "simple-simplista" estrategia como la pura gestión pasiva nos hacía ganar dinero.

 

No podemos estar toda la vida de carnaval. Un grado de melancolía es inevitable e incluso deseable.

Saudade, es una palabra portuguesa que se refiere al sentimiento de anhelo de un estado de felicidad del que una vez disfrutamos. El término se popularizó en el siglo XV cuando los barcos portugueses navegaron por África y Asia y los que se quedaron atrás sintieron la pérdida de sus seres queridos. 

Los principales índices estadounidenses han perforado sus rectas directrices alcistas de largo plazo.

Este hecho nos avisa, al menos, del inicio de un movimiento lateral.  

No tenemos pruebas, por el momento, del inicio de un mercado bajista, pero es evidente que los días de fuertes subidas bursátiles los hemos dejado atrás.

El hecho de que las bolsas inicien un movimiento lateral no significa que debemos abandonarlas, sino que simplemente tenemos que modificar nuestro sistema de especulación.

Del “comprar y mantener” debemos pasar a comprar en la zona de soporte y vender en la zona de resistencia. De carnaval a saudade. De la fuerte tendencia alcista al movimiento lateral.

La reducción del balance del FED ha provocado una reducción de la base monetaria global. Este hecho perjudicó especialmente a los emergentes. Y la enfermedad se ha contagiado a las economías más desarrollados, empezando por Europa y ahora ya ha afectado a los EEUU, vía una reducción del ritmo de crecimiento de los beneficios empresariales. 

Debemos tener en cuenta que Powell va a seguir con el proceso de normalización de los tipos de interés. El FED quiere endurecer las condiciones de financiación para no incentivar un excesivo endeudamiento. En consecuencia, podemos concluir que al FED le interesa que la rentabilidad de los bonos sigue subiendo.

Si el FED va a seguir subiendo tipos y reduciendo su balance, deberíamos considerar como escenario más probable que el S&P 500 siga cayendo.

El soporte más cercano del S&P 500 se encuentra en torno a los 2.598 y el siguiente podemos situarlo en torno a los 2.546.

Los indicadores de momento se encuentran muy "sobrevendidos", lo que podría favorecer un rebote. 

Me llama la atención el comportamiento del VIX. Es cierto que su tendencia es alcista, pero si se fijan en el gráfico que se recoge a continuación no ha conseguido superar con claridad la resistencia de la zona 27. Es más el viernes pasado, tras hace un máximo en 27,52 cerró en 24,12. Este comportamiento hace más probable que se produzca un rebote a corto plazo. Un rebote dentro de la tendencia bajista. Sólo la superación de la zona 2.750 nos avisaría de la formación de un suelo.

La estructura de los futuros sobre el VIX sigue presentando pendiente negativa. 

Gráfico diario del VIX

 

El IBEX 35 rebotó ligeramente durante la sesión del viernes al llegar al 8.631. Es probable que se deba al elevado nivel de "sobreventa" existente. Ahora bien, mientras se mantenga por debajo de la resistencia de la zona 9.050-9.100 deberíamos mantener una predisposición bajista con un objetivo mínimo en torno a los 8.500.

 

Gráfico diario del IBEX 35