El hecho de que este mismo martes S&P Capital IQ decidiera mejora la recomendación que tiene sobre BBVA
desde ‘vender’ hasta ‘mantener’ es una señal más de que el flujo de inversión se está moviendo de vuelta a lo olvidado.

Durante una entrevista concedida por Josep Prats, gestor de Abante Asesores, para Estrategias de Inversión nos llamó la atención cómo su apuesta dentro de la renta variable española se centraba en todo aquello que provoca estampidas para el común de los inversores: banca y teleoperadoras. “Es muy fácil apostar por aquello que ha ido bien. El seguir donde las cosas han ido bien siempre requieren menos explicaciones”, aseguraba Prats.

Dentro del fondo gestionado por el experto, el Abante European Quality Equity Fund, el sector bancario es que el que mayor ponderación acumula. “Pensemos que el índice sectorial bancario estaba en más de 400 y ahora está en 100 puntos. Es una caída del 75%. En la medida en que se vaya solucionando este problema, la banca debería volver a cotizar a 1x valor en libros, lo que supone una revalorización del 50%”, respondía el analista.

No obstante, el peso de los españoles es inferior al de sus homólogos franceses o italianos puesto que los grandes, “BBVA y Santander han sufrido menos” que el resto de los europeos, a pesar de lo que se pueda pensar. ¿Y qué hay de la banca germana?“Está muy débil”, decía Antonio Espín, analista independiente de la Zona Premium de Ei. Se hacía así eco de un clamor que corre por el mercado acerca de la nefasta situación por la que atraviesan tanto las cotizadas, como Commerzbank y Deutsche Bank, así como las no cotizadas que tienen la suerte de no someterse a los stress test que acorralaron a la banca española.


Los tres grandes españoles: BBVA, Santander y Caixabank
Desde Nomura elevaron a Caixabank a la tercera posición dentro de las entidades financieras del sur de Europa gracias a “una rentabilidad mayor de la esperada y a unos indicios de mejora del capital”. De ahí que mejoren su recomendación sobre el banco de ‘infraponderar’ a ‘neutral’.



Atendiendo a datos propios de la entidad presidida por Isidre Fainé, el precio objetivo medio con consigue Caixabank se encuentra ligeramente por encima de su cotización actual en 2,59 euros por acción. En todo caso, advierten desde Nomura que la credibilidad de los activos financieros seguirá puesta en entredicho y esto dará lugar a inestabilidad en el año 2014. A nivel técnico, David Marín, de Formacióntrading, mantiene que la clave pasa por los 3 euros para dejar de hablar de “una tendencia claramente bajista”.

Citi, Crédit Suisse y UBS son otros ejemplos de cierto optimismo sobre los activos financieros españoles. Su recomendación se ‘elevó’ desde ‘vender’ hasta ‘neutral’ en el caso de los tres grandes nacionales. Bankinter, para más inri, es ‘compra’, según este mismo bróker. No obstante, otros como JP Morgan siguen sin mostrar ninguna confianza sobre la banca española.

No veo a los bancos como inversión”, comentaba Rafael Ojeda, director de Análisis de Miramar Capital Eafi, que sí reconocía que BBVA y el Banco Santander “a largo plazo” puede convencerle.

Los 5 euros es el nivel clave en estos momentos para el Banco Santander, zona que perdió y que hizo ver a algún analista que el título se encontraba mucho “más débil” de lo que en un principio parecía. “A corto plazo muy probablemente se produzca un rebote y está en una situación bastante delicada”, asegura Antonio Espín.

Sólo si es capaz de superar los 5,25 podría ir a buscar el techo en 5,65 euros”, afirmaba Roberto Moro, analista de Apta Negocios.

En lo que respecta a los brókeres el abanico es tan amplio que el precio mínimo oscila desde menos de 4 euros hasta los 8,21 euros de Bankinter. Otra situación es la de BBVA. Acumula una subida en el último año del 15%, lejos de los números rojos del Banco Santander (-3.4%). Si fue el gran canalizador de la caída, ahora lo es del rebote. “Lo más probable es que este valor vaya mejor que el resto". Y, de hecho, si se cumplen los pronósticos de las casas de análisis llegará hasta los 7,5 euros por acción, precio estimado según la propia entidad, siendo el precio máximo que se concede a la entidad de Francisco González unos 9,3 euros. ¿Dónde nos remontamos?A enero del año 2010 cuando BBVA cotizaba en los 9,5 euros y el Banco Santander estaba en 8,75 euros. Tres años para caer ¿y uno solo para subir?