La operación preferida de los gestores de fondos estadounidenses es mantener posiciones cortas en las bolsasde la Eurozona y del Reino Unido.

La experiencia me ha demostrado que aplicar la Teoría de la Opinión Contraria en sintonía con los indicadores de momento, a las opiniones más generalizadas de los gestores de fondos consultados por el Bank of America proporciona muy buenos resultados.

El Bank of America ha publicado el resultado de su encuesta mensual.

Llama la atención el hecho de que las dos inversiones preferidas de los gestores de fondos sean el dinero en efetivo y la inversión en REITS. Y las dos más odiadas son la inversión en renta variabe y la inversión en el Reino Unido y en la Eurozona.

La conclusión es sencilla: los gestores de fondos no confían en la subida de las bolsas y se refugian en sectores defensivos. Resulta chocante que piensen así cuando creen que el FED está haciendo todo lo posible para favorecer un repunte de la actividad económica.

Yo soy un fans de la Teoría de la Opinión Contraria. Y, por lo tanto, a partir de los resultados de la encuesta debo concluir que lo más probable es que a las bolsas les quede recorrido al alza.

Destaca en la encuesta que una de las operaciones favoritas de los gestores de fondos es mantener posiciones cortas en las bolsas del Reino Unido y de la Eurozona. En consecuencia, debo concluir que, en base a la Teoría de la Opinión Contraria, el escenario más probable es que las bolsas de la Eurozona y del Reino Unido suban con cierta decisión.

En conclusión, si aplicamos la Teoría de la Opinión Contraria deberíamos buscar el lado largo en las bolsas de la Eurozona, Reino Unido y sector industrial, y considerar como escenario más probable que esté próxima la formación de un techo en los REIT.

Debemos destacar que durante el tramo al alza desplegado por las bolsas desde el mes de diciembre, éstas no hayan prestado atención al mensaje enviado por los mercados de renta fija.

Los mercados de renta fija, con los descensos de rentabilidades, muy probablemente están presagiando que la recuperación económica y la de los beneficios va a ser menor de lo esperado.

Desde un punto de vista gráfico, y a pesar del leve descenso experimentado en la sesión del martes, podemos decir que no hay novedades respecto de lo que dije en el comentario de ayer en relación con el S&P 500, el DAX y el IBEX, todos ellos  continúan moviéndose de forma "lateral-alcista".

La tendencia es alcista pero es lógico que, tras la fuerte subida desde el 24 de diciembre y la próximidad de los máximos, el S&P 500 suba lentamente.

Además, cabe pensar que los inversores pueden haber optado por aguardar a ver los gráficos "dot plot" del FED.

No se esperan grandes sorpresas puesto que Powell dijo que el FED sería "paciente", pero existe interés por ver como reaccionan los miembros del FOMC (si cambian de forma de opinión radicalmente se verá claramente que han resultado humillados por el mercado).