Las correcciones ya han llegado al mercado norteamericano. Es la opinión de la mayoría de los analistas pero… ¿Cuál es la razón por la que se podrían haber terminado estas revalorizaciones?
No hay que contarlos con cuentagotas, sino con paciencia. Incontables expertos llevan alertando en los últimos tiempos que nos encontramos ante una burbuja bursátil, mientras otros miraban para otro lado. La línea de argumentación utilizada ha sido prácticamente calcada. Y de seguir así podríamos acontecer a una corrección de en torno al 30% como ya se ha expuesto.

Si hay alguien que se quiere apuntar el tanto de haber predicho los descensos en el mercado ese es Marc Faber. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe, o acaba acertando. Es importante acertar, pero también lo es hacerlo en el momento adecuado. El experto lleva más de dos años pronosticando correcciones, pero al César lo que es del César. Hace unos días y en la CNBC, alertaba de que estábamos ante el pinchazo definitivo de la burbuja que se habría generado.

Marc Faber



“Creo que la colosal burbuja en el precio de los activos estallará eventualmente, y quizá ya haya empezado a explotar”, aseguraba. Aunque lo importante son las razones que expuso en su discurso para argumentar su tesis. La burbuja ya ha empezado a estallar

“Creo que las acciones de de las redes sociales están en fase de burbuja. También lo pienso de un gran número de acciones biotecnológicas. Además del hecho de que creo que todo el mercado está en fase burbuja, esos dos sectores yo los destacaría como altamente caros”, explicaba Faber.

“Podríamos estar entrando en un entorno muy similar al de 1987 cuando la segunda parte del año fue peor que el principio del ejercicio. Desde 1929 hemos tenido 15 mercados bajistas. Tenemos una fase bear cada seis años, aproximadamente” avisaba el analista.

Desde su punto de vista, la corrección nos llevaría a niveles de 5 años atrás. “consideremos que los alcistas tienen razón y que las bolsas suben el resto del año, entonces cae y vuelve ¡cinco años atrás! Entonces estaremos en 2015 pero en el nivel de 2010”, apuntaba.

Otro que también avisaba del descenso de Wall Street fue Andrew Smithers, CEO de Smithers & Co. En su opinión una vez que la Fed vaya concluyendo el tapering, que ya ha entrado en su fase final, y que las principales compañías de la bolsa neoyorkina dejen de emplear parte de sus beneficios a la recompra de parte de sus acciones se agudizará la caída. Además, aseguraba que “podría producirse un estado de estanflación del estilo al que se produjo en 1970”, según sus palabras. ¿Nos encontramos ante la tercera burbuja de los mercados?


En esa línea se manifestaba recientemente Josh Brown, CEO de Ritholtz Wealth Managament. “Estamos ante una posible calma antes de la tormenta”, afirmaba. “Las cosas de un modo superficial son peores de lo que parecen”, avisaba.

Josh Brown



En esta reflexión exponía que todo se basa en un ciclo. “Los techos son un proceso, puesto que un mercado agitado a veces puede ser indicativo de un cambio en la tendencia”, señalaba en relación a la situación generada. “Cuando tienes seis años hasta convertirse en un mercado alcista con posiciones en largo hay una buena oportunidad de que el mercado tenga cierta continuidad”, agregaba. Josh Brown: Estamos ante la calma antes de la tormenta

Pero sí hay que hablar del por qué se piensa que ha podido estallar la burbuja uno de las consideraciones célebres las hizo recientemente el veterano inversor, John Hussman, conocido por haber pronosticado la crisis de 2008 y ser especialmente crítico con las políticas de la FED.

Hussuman recapacitaba que “en la actualidad el mayor riesgo de la estabilidad económica es que el mercado está muy sobrevalorado” y apuntaba que “si, estamos en una burbuja del mercado de renta variable”.

Desde su punto de vista, la mayor diferencia con la burbuja del año 2000 es que en aquel momento estaba muy centrada en valores tecnológicos y que ahora se expande por toda clase de sectores.

El experto analizaba que la política de bajos tipos de interés de la FED tampoco hacía interesante la inversión en bonos del tesoro estadounidense. “En mi opinión, los inversores han abandonado la aritmética básica en este contexto”, apostillaba. John Hussman: “Si, esto es una burbuja bursátil”

“Así que si uno desea usar el pico de la burbuja del año 2000 como objetivo, sólo tiene que esperar una subida adicional del 15% desde el nivel actual para alcanzar las valoraciones más extremas en la historia. A este punto le seguiría una década de rentabilidades negativas para el S&P 500, en términos de rentabilidad total, incluyendo dividendos”.

Mark Cook es otro de los analistas que auguraba caídas para los principales índices. ¿Por qué? Se fijaba en unos indicadores concretos: los de la actividad institucional. “Lo típico es que cuando el mercado es alcista hay que dar los pasos adecuados con los movimientos de los precios”, destacaba. “Quiere decir que las instituciones están comprando en comparación con los precios, fijándose en los principales indicadores”, argumentaba.

Mark Cook



Por tanto, explicaba qué es lo que podría ocurrir de cara a los próximos meses si la evolución sigue ese curso. “Cuando las inversiones institucionales suben, los precios también lo hacen. Esto sucedió también en el 2000 y en el 2007, donde la actividad institucional luego comenzó a caer en picado mientras la cotización de las acciones seguía subiendo”, destacaba. “Eso es lo que podríamos ver en el tercer trimestre del 2014”, añadía. Mark Cook: La corrección del 20% podría verse ya