Mucho ruido y pocas nueces.

A pesar del brusco giro a la baja de ayer de las bolsas estadounidenses no se perforó ningún soporte significativo. Por lo tanto, vamos a considerar que el S&P 500 se encuentra en un movimiento lateral dentro de una tendencia alcista.

La rentabilidad del bono americano a 30 años se mantuvo durante la sesión de ayer por encima de la resistencia del 3,25%, por segundo día consecutivo. En condiciones normales, habríamos considerado que se había confirmado la superación de la resistencia. Ahora bien, si tenemos en cuenta que la rotura de la resistencia se ha debido a la ausencia de compradores por el encarecimiento de la cobertura en dólares, y que este comportamiento está ligado a las fechas en las que nos encontramos, creo que deberíamos esperar un poco más antes de dar por superada la resistencia.

Además, no debemos olvidar que las posiciones cortas presentan un récord histórico, lo que debería dificultar una aceleración del movimiento al alza de las rentabilidades.

El NASDAQ fue el índice que se mostró más débil, presionado a la baja por los valores conocidos por el acrónimo FANG y por los semiconductores.

Los valores de pequeña y mediana capitalización volvieron a mostrarse más débiles que los de mayor capitalización.

El sector de constructores de casas volvió a caer con decisión.

El precio del “crude oil” experimentó un retroceso del 2%. Se trata simplemente de un parón tras las fuertes subidas de estos últimos días. Y creo que la tendencia alcista continúa intacta.

Aunque la bolsa de China está cerrada por ser esta semana festiva, el ETF iShares MSCI China Large Cap  que cotiza en los EEUU experimentó un descenso del 2,4% y la cotización del “yuán/dólar” perforó un soporte significativo.

Es cierto que el S&P 500 retrocedió con fuerza durante la primera parte de la sesión pero, tras hacer un mínimo en 2.884, se giró al alza y fue capaz de cerrar ligeramente por encima de 2.900.

Además, es preciso tener en cuenta que tanto el NASDAQ Compuesto y valores como Amazon respetaron las primeras zonas de soporte significativas.

Finalmente nos ocuparenos del VIX. Después de haber superado la zona de 15 en el “intradía”, se giró a la baja y cerró por debajo de ese nivel. Por lo tanto, no se ha iniciado una tendencia alcista en el VIX.

En consecuencia y de acuerdo con todo lo anterior, vamos a considerar que el S&P 500 se encuentra en la parte inferior de un movimiento lateral y es probable que estemos en una zona que puede contener el movimiento a la baja y favorecer un nuevo tramo al alza.

 

Gráfico diario del S&P 500