La expectativa de crecimiento de los beneficios empresariales durante el primer y el segundo trimestre de 2019 se ha desplomado. El 55% de las empresas del S&P 500 ya han publicado los resultados del cuarto trimestre.

sp500

La expresidenta del Banco de la Reserva Federal, Janet Yellen, ha dicho en una entrevista en la CNBC que el banco central podría verse obligado a reducir los tipos de interés si la desaceleración del crecimiento global comienza a afectar a los EEUU.

El debilitamiento económico de China y de Europa representa un peligro para una economía estadounidense que, aunque todavía se muestra vigorosa, según Yellen.

Yellen añadió: "Los datos de China publicados recientemente han sido débiles y los datos europeos también han sido más débiles de lo esperado".

El 55% de las empresas del S&P 500 ya han publicado los resultados del cuarto trimestre. Ahora bien, la atención de los inversores no ha estado centrada tanto en los beneficios del cuarto trimestre de 2018 como en las expectativas de crecimiento de los beneficios del primer y del segundo trimestre de 2019, que, por cierto, están acercándose a cero.

El S&P 500 retrocedió ligeramente durante la sesión del miércoles. Un retroceso tan leve no ha supuesto un daño significativo, por lo que vamos a seguir considerando como escenario más probable que la tendencia alcista de corto plazo continúe.

A muy corto plazo, hemos podido observar que el 2.736 ha frenado el tramo al alza y ha provocado el inicio de un movimiento lateral entre ese nivel y el 2.720. Llamó la atención como los algoritmos entraban en la sesión del miércoles a comprar cuando el S&P 500 se debilitaba.

Si nos fijamos en el gráfico del S&P 500 podemos observar que en torno a 2.745 existe una resistencia. Esta zona ha actuado como soporte y como resistencia, por ello lo consideraremos como una referencia significativa.

Si el S&P 500 no fuese capaz de superar el 2.745 y a continuación perforara el 2.720, muy probablemente se desencadenaría una oleada vendedora.

Por el contrario, la superación del 2.745 abriría el camino hacia los 2.800. En mi opinión, este es el escenario más probable.

Por lo que hace referencia al DAX, vamos a considerar que aún puede intentar desplegar una nueva onda al alza que lo lleve a las cercanías del 11.670.

El IBEX sigue mostrándose más débil que el DAX y, como mucho, vamos a considerar como escenario más probable que intente superar la resistencia de la zona 9.222.