Soledad Pellón, analista de IG Markets, observa que en el gráfico del euro-dólar “la tendencia desde casi comienzos del 2010 ha sido una tendencia bajista, es decir, que el dólar americano se ha fortalecido frente al euro”.


“Desde comienzos del mes de julio hemos visto un repunte y, si bien cotiza ahora a 1,2575 dólares, la tendencia es bajista y podríamos verlo en torno a los 1,23 en el corto plazo y, de perder este soporte, podría volver a los 1,1890 euros, mínimos del año2, concluye la experta.