Respecto a la evolución del euro-dólar podemos observar que lleva ocho semans consecutivas sin cerrar por debajo de los mínimos de la semana previa. La semana pasada quedó por debajo del 38.2% de Fibonacci, en los 1.3125 dólares, nivel que se rompió ayer “por lo que debemos poner las miras en el 1.35”, reconoce Patricia Mata,analista de CMC Markets.
 Sin embargo, no podemos negar que el par se encuentra alcista en proceso de reacción ajustando toda la caída desde el 1.51. Si cae por debajo de los 1.2970 nos confirma el ajuste en el último tramo diario, que es lo que viene desde 1.2720. Si los datos económicos que vengan de EEUU nos siguen decepcionando “podemos ver al euro bastante fuerte”.