Los mercados ya han descontado todas las buena noticias, es cierto, pero la verdad es que las bolsas no caen.

El S&P 500 se está limitando a moverse lateralmente dentro de un margen estrecho.

Cada día que pasa sin que el S&P 500 perfore la primera zona de soporte significativa más probable será que despliegue un nuevo tramo al alza.

Las bolsas estadounidenses han subido mucho desde el 24 de diciembre y los indicadores de momento se encuentran "sobrecomprados".

Las bolsas han descontado todas las buenas noticas, pero NO caen.

Desde un punto de vista fundamental, es cierto que las acciones no son baratas. El S&P 500 puede estar cotizando en torno a un PER de 17.

Desde un punto de vista técnico, el S&P 500 lleva moviéndose en un estrecho movimiento lateral desde el pasado 25 de febrero. Concretamente se ha movido entre 2.813 y 2.774, un rango estrechísimo si lo ponemos en comparación con el tramo al alza desplegado desde comienzos de año.

Es cierto que el S&P 500 no ha reaccionado con alzas a las "buenas" noticias acerca del acercamiento de posiciones entre EEUU-China. Ahora bien, tampoco ha caído.

Cada día que pasa sin que el S&P 500 perfore un soporte significativo, más probable es que despliegue un nuevo tramo al alza.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, creo que no debe adoptarse una predisposición bajista. Ahora bien, es probable que si el S&P 500 subiera algo más se enfrentaría a una clara presión vendedora. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que nos encontramos en una zona de techo de mercado pero que no deberia provocar una fuerte corrección, sino más bien un movimiento lateral.

A corto plazo, podemos fijarnos en el primer soporte significativo, 2.760. Mientras se mantenga por encima, vamos a considerar como escenario más probable un intento de superación del 2.800.

Durante las dos últimas sesiones hemos visto que los bancos españoles han subido con decisión.

Desde un punto de vista fundamental, probablemente estén baratos.

Y desde un punto de vista técnico podemos decir que han superado las primeras resistencias significativas y, en consecuencia, podrían desplegar un nuevo tramo al alza.

Así vamos a considerar como escenario más probable que el IBEX se dirija a la zona de los 9.600