El S&P 500 se enfrenta a un nivel crucial para determinar si estamos ante un rebote o ante el inicio de un nuevo tramo a la baja.

Cuando el índice ha rebotado con tanta fuerza como lo ha hecho desde el 29 de octubre de 2018, suele ser un aviso de formación de un suelo.

El volumen negociado durante la sesión de ayer en el NYSE podemos calificarlo como de bajo, equivalente al 80% de la media diaria de negociación.

Es probable que, tras las operaciones de cancelación de posiciones cortas y las propias de final de mes de los “hedge funds”, los participantes en el mercado están esperando al resultado de las elecciones de “medio mandato”.

El mercado parece haber descontado el considerado como escenario más probable: el Senado controlado por el Partido Republicano y la Cámara de Representantes por el Partido Demócrata. Este resultado no cambiaría significativamente el escenario económico.

Desde un punto de vista estacional, las bolsas suelen subir en torno a las fechas en que se celebrar las elecciones.

Desde un punto de vista técnico, la sesión de ayer no tuvo un gran significado. El S&P 500 se movió por debajo de la zona de resistencia 2.765-2.795.

La media de 200 sesiones se encuentra en torno a 2.765, lo que le atribuye un mayor significado a esa zona de resistencia.

El primer soporte se encuentra en 2.700 y el segundo y más fuerte es el 2.600.

El retroceso de Apple y Amazon llevó al NASDAQ 100 a marcar ayer un mínimo en 6.859, por encima del 6.811, nivel de soporte que se corresponde con los mínimos del hueco al alza dejado a la apertura del 31 de octubre. El NASDAQ 100 presenta una resistencia significativa en torno al 7.300.

La estructura de los futuros sobre el VIX volvió a presentar durante la sesión de ayer pendiente negativa, lo que supuso 21 días consecutivos haciéndolo.

En mi opinión, las bolsas rebotaron apoyándose en un elevado nivel de “sobreventa” existente en gráficos semanales y un período estacional alcista. Y ahora se enfrentan a una verdadera prueba para saber si estamos ante un rebote dentro de la tendencia bajista de corto plazo o a un simple rebote.

Mientras el S&P 500 se mantenga por debajo de la resistencia de la zona 2.765-2.795, consideraremos como escenario más probable que la tendencia siga siendo bajista a corto plazo.

Ahora bien, debemos de tener en cuenta que cuanto más tiempo sea capaz de permanecer el S&P 500 por encima de 2.700 tanto más probable será que intente superar esa zona de resistencia.

Por lo que hace referencia al IBEX. mientras se mantenga por encima de 8.865, consideraremos como escenario más probable que continúe el rebote.

Durante la sesión de ayer siguió moviéndose lateralmente por debajo de 9.100. Si fuese capaz de superar el 9.100, probablemente se dirigiría hacia el 9.262, nivel que representa un retroceso del 0,618 del último tramo a la baja.

El DAX se ha parado en seco al llegar al 11.700. Ahora bien, mientras se mantenga por encima de 11.400, consideraremos que el actual rebote continúa.