Entramos en unos días que son primordiales para el devenir de la bolsa estadounidense y que eso podría influir a varios activos, como es el caso de los bonos a 10 años de Estados Unidos. Mañana y el miércoles se celebra la reunión de los miembros de la FOMC, donde deberían anunciar el penúltimo recorte del programa de compras.

Si todo sigue según lo previsto a mediados del mes que viene se terminará el tapering y, por tanto, la máxima institución monetaria del país dejará de comprar deuda pública, como así llevaba haciendo durante mucho tiempo. Eso podría influir de manera directa en su precio y en su rentabilidad como para otros tantos valores.

Actualmente, la Reserva Federal sigue inyectando 25.000 millones de dólares a la economía del país, de entre los que se destinan 15.000 millones de dólares en adquisición de Treasuries estadounidenses.

En este sentido, losIndicadores Premium de Estrategias de Inversión muestran que el bono a 10 años de Estados Unidos se encuentra en fase de consolidación, mientras que recibe una
Curso on.line de Estrategias de Inversión
puntuación de 7 puntos en una escala que oscila del 0 al 10.

Este análisis técnico señala que tanto aunque la tendencia a medio plazo es bajista a largo plazo es alcista. Además, los momentos total lento y total rápido se encuentran en positivo. La volatilidad que presenta el activo es decreciente a medio y largo plazo. Por último, el único punto negativo que resaltan estos indicadores es que el volumen a medio plazo que tiene el valor es decreciente en el tiempo.

Indicadores Premium bono a 10 años Estados Unidos


Conozca cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí