La compañía de comercio electrónico continúa sin levantar cabeza y es alcista a medio y largo plazo, mientras que ha anunciado que sus ventas comparables han vuelto a caer.
Best Buy pronosticó una caída en las ventas comparables para este trimestre y para el próximo, asegurando que los consumidores gastaron menos en electrónica de consumo y que estaban esperando para comprar nuevos modelos de teléfonos móviles. Una vez conocida la noticia, sus acciones descendieron un 4% según comenzó la cotización en la bolsa estadounidense.

El aumento de las facturas de comestibles y los mayores costes de combustible en Estados Unidos están evaluando la capacidad de los consumidores para gastar en artículos discrecionales, tales como productos electrónicos.

Asimismo, la venta de los artículos más vendidos en las tiendas abiertas en los últimos 14 meses cayó un 1,9% y la empresa dijo que espera que las ventas comparables caigan en el segundo y tercer trimestres.

Por otro lado, recientemente la cadena de electrónica más grande del mundo obtuvo un beneficio 293 millones de dólares, o 83 centavos por acción, en el trimestre que terminó el 1 de febrero, en comparación con las pérdidas de 409 millones dólares, o 1,21 dólares, un año antes. Las ganancias por operaciones continuas fueron de 1,24 dólares por acción, frente a los 1,01 dólares por título que estimaba el consenso de mercado.

En este sentido, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión muestran que Best Buy se encuentra en fase de rebote, mientras que recibe una puntuación de 3,5 puntos en una escala que oscila del 0 al 10.

Este análisis técnico también pone de manifiesto que la tendencia a medio y largo plazo es bajista, además de que el volumen a medio plazo es decreciente y la volatilidad a largo plazo es creciente. Sin embargo, el volumen a largo plazo es creciente y la volatilidad a medio plazo es decreciente.

Indicadores Premium Best Buy