Ana Botín. Banco Santander

La cotización de Banco Santander  cede posiciones con contundencia en el corto plazo, una vez se ha mostrado incapaz de resolver al alza el hueco bajista proyectado a partir de los 2,9175 euros. Sin embargo, el movimiento correctivo deriva gradualmente en un proceso lateral de medio plazo, aplanando la pendiente de su media móvil simple de 40 periodos o de medio plazo que, a su vez, ha logrado normalizar lecturas de excesos o sobrecompra acumulada en el oscilador MACD, sin que en el proceso de purga hayamos asistido a (1) un importante repunte de volatilidad ni (2) del volumen de contratación.

En este sentido, el precio mantiene intacto el proceso de recuperación que parte desde los 1,4395 euros por acción, incluso, se mantiene por encima del retroceso proporcional del 38,2% de Fibonacci. En estos momentos, el título avanza más de un 3%, tras encontrar apoyo al más estricto corto plazo a partir del área de soporte comprendido en torno a los 2,41 / 2,3855 euros por acción, niveles desde los que las compras podrían desarrollar una nueva reacción de cara a atacar la resistencia de medio plazo proyectada en torno a los 2,9175 / 2,862 euros por acción. Por su parte, una vulneración de los 2,3855 habilita a la oferta a actualizar objetivos a la baja rumbo a los 2,1445 euros por acción, cota que es aproximación a (1) su meda móvil simple de 200 periodos o de largo plazo y (2) al 50% del retroceso de Fibonacci.

Estrategias de Inversión

Banco Santander en gráfico diario con Rango de amplitud medio en porcentaje (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de contratación (ventana inferior)

Gráfico diario de Banco Santander con plantilla de análisis de medio y largo plazo