Realizamos un análisis de situación a nivel técnico de dos de los componentes del índice IBEX 35 para conocer dónde se encuentran y sus perspectivas al corto plazo 

Iberdrola vuelve a situarse a un paso del soporte clave de medio plazo situado en los 6,637, tras girarse a la baja recientemente a la altura de los 7€ por acción. De este modo, la curva de precios se mantiene en un rango lateral que incide directamente en la pendiente de su media móvil de 40 periodos, pendiente que se aplana considerablemente identificando una fase de consolidación en el precio que consideramos saludable tras haber avanzado con decisión desde los 4,453. En este sentido, la estructura alcista se mantiene vigente y una perforación de los 6,637 habilitaría una continuación de los descensos hasta los 6,497, cota que funciona como aproximación a su media móvil de largo plazo, movimiento que seguiría sin suponer una amenaza grave para los intereses alcistas de largo plazo.

Iberdrola en gráfico diario con Rango de amplitud medio porcentual (ventana central superior) MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación (ventana inferior)

IAG se reestructura al alza al corto plazo a partir de la importante área de soporte situada en torno a los 6,425 / 6,37, rebote que permite salir al oscilador MACD de zona de sobreventa acumulada y posicionar al precio en niveles igualmente relevantes como son (1) su media móvil de medio plazo o de 40 periodos y (2) la resistencia de los 6,759, cuya superación habilitaría al precio a atacar los 6,999. En este sentido, la fase de consolidación comprendida en torno a la resistencia de los 7,197 y el soporte de los 6,425 / 6,37 sigue vigente, fase que consideramos positiva a largo plazo tras un fuerte periodo de recuperación iniciado desde los 3,827 / 3,798.

IAG en gráfico diario con MACD (ventana central) y volumen de negociación (ventana inferior)