Las fabricantes de componentes del automóvil CIE Automotive y Gestamp son las principales empresas afectadas del último capítulo del 'dieselgate' en Opel. La policía alemana registró el pasado lunes las sedes de la compañía, ya que se investiga que los modelos  Insignia, Zafira y Cascada podrían haber integrado dispositivos para trucar las emisiones.

Los registros en Opel son el último caso que se investiga contra una firma automovilística después de que en septiembre de 2015 saltase el escándalo de los motores diéseles trucados en Volkswagen en EEUU. En junio la justicia ordenó el encarcelación del director de Audi, mientras que en Francia el grupo de Peugeot y Citroën, PSA, Renault y Fiat Chrysler están siendo investigados por el mismo 'modus operandi' que el resto de firmas. 

 

El 'dieselgate' de Opel le pasa factura a CIE Aumotive y Gestamp.

Ante estos escándalos en la industria de la automoción, que ha tenido su repercusión en bolsa en los últimos días, los analistas de Kepler Cheuvreux han reducido el precio objetivo de Gestamp de 6,8 euros a 6 euros por acción, lo que supone un recorte del 11,7% en su valoración. Este precio le da a Gestamp un potencial alcista del 9,8%. En el mercado continuo cae un 2% este viernes hasta los 5,465 euros.

 

 

Kepler también le recorta la valoración a CIE Automotive un 20%, desde los 25 euros hasta los 20 euros por acción. Este precio objetivo le da un potencial de caídas del 9,75%, ya que cotiza con un precio de 22,12 euros por acción. La compañía cae este viernes un 2,8% en el Ibex 35. CIE se revaloriza en lo que va de año un 7,75%.

RBC infrapondera a Repsol

La firma de análisis Royal Bank of Canada (RBC) ajusta el precio objetivo de Repsol desde los 19 euros a los 18,5 euros por acción, y retira su consejo de 'desde igual que el mercado' hasta 'infraponderar' en cartera las acciones de la petrolera. Repsol se revaloriza en el año un 13,4%.