Las pérdidas son notorias si usted fue uno de aquellos accionistas minoritarios que decidió comprar hace tres años títulos de la entidad a 3,75 euros. Pero si ha aguantado hasta hoy, después de conocer el informe de los peritos del Banco de España, ¿qué puede esperar?

Corría el mes de julio de 2011 cuando Rodrigo Rato, el ya ex presidente de la entidad, tocaba la campana en la Bolsa de Madrid anunciando el salto al parqué de lo que año tras año se ha descubierto como la mayor ruina para muchos accionistas.

El informe remitido ayer jueves por los peritos del Banco de España a la causa abierta por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu de 212 folios afirma rotundamente que Bankia falseó sus cuentas antes y en el proceso de su salida a bolsa en el verano del año 2011. Esto abre muchos interrogantes para los más de 350.000 accionistas minoritarios que se calcula acudieron entonces a la OPV a un precio de 3,75 euros por acción.

En dos sesiones, Bankia retrocede más de un 7% dentro del Ibex 35, aunque sorprende la moderación con la que se están produciendo las ventas. ¿Habrá cuidador de mercado detrás?

En cualquier caso, la sospecha se extiende incluso a las primeras cuentas bajo responsabilidad del actual presidente, José Ignacio Goirigolzarri, que en un vídeo de minuto y medio ha tenido tiempo suficiente como para marcar distancia respecto a la gestión del gabinete anterior. “Todas las cuestiones de fondo que se recogen en el informe están alejadas en el tiempo y son anteriores a mi incorporación como presidente de Bankia”, ha declarado en un mensaje remitido por la entidad en la tarde del jueves. “Pusimos encima de la mesa los problemas”, asevera, “y quedaron perfectamente cubiertos”. Y es probable si nos referimos a las cifras internas de la entidad, pero ¿qué hay de los inversores de acciones y preferentes?


Yo, como accionista de Bankia, ¿qué puedo hacer?
Desde la AEMEC (Asociación Española de Accionistas Minoritarios) concretan las acciones legales que podría adoptar un inversor en dos vías: la penal y la civil.

Vía civil. Es más rápida que la vía penal, en parte porque lo que se juzga se circunscribe a un solo aspecto: la salida a bolsa. En este apartado no se entra a valorar ni las posibles o presuntas falsedades del balance ni siquiera si los números que se presentaron en la OPV eran ciertos. Simplemente se contempla el supuesto de un accionista que compró acciones al precio estipulado y firmó un contrato que es el resultado de un “proceso viciado de antemano” como nos dicen desde la AEMEC. Por lo tanto, no importa –teóricamente, claro está- lo que se hubiera hecho desde la cúpula y pedimos la anulación de nuestro contrato porque no es válido. El plazo en el que los inversores están recuperando su dinero es de un año.

Vía penal. Este proceso puede durar, advierten los expertos de la AEMEC, años. Aquí la causa por la salida a bolsa de Bankia se suma a otras tres causas ya abiertas y que están en manos también del juez Andreu: la estafa de las preferentes, las famosas tarjetas black de Caja Madrid y los correos del ex presidente de la caja, Miguel Blesa, presentes también en esta causa.
 
En este caso, no importa si el denunciante es un experto economista o un jubilado al que se le colocaron las acciones sin apenas consulta… lo que importa son los delitos penales cometidos. La devolución del dinero pasa a terreno secundario, por lo tanto.


¿Cuánto dinero pueden recuperar?
Desde la AEMEC reconocen que los juicios civiles ya celebrados han terminado con un final muy positivo para los inversores. Han recuperado la totalidad de la inversión en el momento de la OPV sumado a los intereses que se hayan podido producir a lo largo de estos tres últimos años.

Estos intereses, que se calculan generalmente en base a la inflación del momento al que se refiera la denuncia, se calculan de manera oficial independientemente del proceso.


¿Bankia podría abandonar la bolsa?
“Estamos en un terreno desconocido”, reconoce Carlos Ladero, analista de Invico. Nadie de los preguntados recuerda un caso similar –menos aún de esta magnitud- en las bolsas europeas. Dicen, en cualquier caso, que existe alguna referencia en el modelo anglosajón, desde la AEMEC, pero no se dan ejemplos concretos para intentar averiguar qué podría suceder con Bankia.

A colación sale el caso Gowex en una charla mantenida con un abogado experto en finanzas y reconoce que, en un caso similar, los accionistas perderían por completo su inversor, aunque nadie cree que la cuestión llegaría tan lejos.

Por el momento, es un supuesto que no se contempla y que ni tan siquiera se está pidiendo desde la AEMEC dado que “perjudicaría más aún a los accionistas”.


¿Devolverá entonces los 3.059 millones de euros a minoristas?
Es complicado por dos motivos: primero porque ni los propios analistas consultados confían en que todos los accionistas vayan a ir a reclamar su parte; y en segundo término, porque si tuviera que devolver esos 3.000 millones de euros supondría, según nos dicen, la quiebra de la entidad e incluso del propio sistema bancario nacional.

Independientemente de la cuantía que tuviera que devolver, esto se descontaría de la cotización, reconocen los expertos.


¿La CNMV tiene responsabilidad?
Desde la AEMEC reconocen que los organismos públicos tienden a distanciarse de un proceso de investigación y se limitan a ver documentos y prácticamente dejarlos pasar. Desde Estrategias de inversión hemos llamado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores donde, una vez más, prefieren mantenerse al margen y no conceder declaraciones. "Llega un momento en el que lo que no puede ser es que se produzcan daños y no haya nunca responsables", reconoce José Luis González Montes, portavoz de AEMEC. 


¿Cuál es el futuro de la acción?
Lo mejor es irse, según el consenso de expertos, y “hace mucho tiempo ya”, tal y como reconoce Roberto Moro, analista de Apta Negocios.

Eduardo Faus, de Renta 4 Banco, habla de posibles caídas superiores al 28% adicionales a lo vivido hasta ahora. Su recomendación pasa por vender. “Ruptura bajista triangular de manual, con claro incremento de volumen vendedor en la ruptura, cuya proyección bajista apunta, con sus debidos rebotes, hacia 1,02 euros por acción”. En estos momentos, su caída se contiene sorprendentemente para muchos y regresa a niveles de 1,30.

Si buscamos el rebote, Fernando Gómez, desde Formacióntrading.com, apunta a la zona de 1,33 euros por título. En caso de superar esta cota, las compras le podrían llevar hasta los entornos del 1,40. El stop, recomiendan, colocarlo en 1,25 asumiendo unas pérdidas del 3%.

BANKIA