La renta variable ha comenzado la sesión en positivo tras las fuertes caídas de las últimas semanas. Una tendencia “en la que se está viendo el riesgo/país, pues la deuda lastra mucho a los mercados europeos”, reconoce José Lizán, gestor de carteras de Nordkapp. Sin embargo, hoy hemos visto un guiño del gobierno dando pistas de que controlará el gato “y creo que la consecución de esto es clave para que el spred del bono español se relaje”.
A pesar de las fuertes caídas que se han producido en el mercado “yo iría con cuidado porque no sabemos cuándo puede parar el riesgo de España”. Lizán advierte de que llevamos una caída muy vertical pero “es cuestión de días que volvamos a ver una subida significativa en el índice”. Por ello tomaría alguna posición en los pesos pesados: Telefónica, Santander, Iberdrola, Repsol y BBVA para beneficiarnos de un 3-4% y después deshacer posiciones.

Desde el punto de vista técnico, la ruptura de los 11.000 puntos del Ibex35 le llevaría a los 10.500 enteros. Sin embargo, “después de correciones tan agresivas no compraría Santander de forma agresiva sino que intentaría jugar al rebote de forma moderada”. Además, advierte de que el sector bancario no tiene el mejor atractivo de todos.

En el ámbito macroeconómico, la inflación comenzó el año en el 1.1% y además la tasa de desempleo sube de nuevo hasta 18.83%.Y a pesar de ello “si uno mira el panorama económico no presenta un cuadro muy halagueño con un PIB decreciendo un 0.9% mientras la economía euro y eeuu están creciento. . Lo bueno es que no hay deflación, que sería un riesgo muy grande, pero creo que tampoco invita al optimismo.

Sus recomendaciones se encuentran en Viscofán que “está rompiendo sus máximos y se podría ir a la zona de 20.50 euros” y Ebro Puleva “al calor de los rumores de compra por parte de Parmalat en Italia y no creo que baje de los 14 euros”.