• Los últimos movimientos del mercado han beneficiado a los bonos gubernamentales y han perjudicado al crédito. • El gran temor es que el mercado crediticio sea una ‘burbuja’, esta burbuja crediticia ha estado alimentando el boom de fusiones y adquisiciones y, a su vez éstas, han impulsado las bolsas, el mercado de renta variable. • El juego que había que jugar en los últimos 1-2 años era comprar crédito en momentos de caídas y vender bonos gubernamentales en momentos de alza. En los próximos dos años, la mejor estrategia será seguramente la opuesta. • Los fundamentales están bien –las perspectivas de crecimiento del PIB mundial son optimistas y los niveles de impago son bajos- pero el dinamismo del mercado se ha deteriorado. • Los bonos de high yield tuvieron una rentabilidad inferior a los bo os ‘investment grade’ en junio, y ambos menor, a su vez, que los bonos gubernamentales. • Durante la mayor parte de junio, el precio de los bonos cayó. Sin embargo, a finales de mes, los precios comenzaron a divergir: los precios de los bonos de mayor calidad subieron y los de menor calidad crediticia siguieron bajando. • Los bonos gubernamentales experimentaron una venta masiva en la primera mitad de junio, ya que el mercado anticipó la posibilidad de un recorte de tipos por parte de la Reserva Federal en EEUU. • El mercado de bonos en EEUU comenzó a mejorar a mitad de mes, ante unos datos de inflación y vivienda mejores, lo que aparentemente hizo creer que la Fed no subiría los tipos a corto plazo. • La debilidad de los bonos gubernamentales en EEUU cayó sobre los mercados globales de bonos en junio. Entonces, una semana más o menos desde que el mercado de bonos americanos cayó y comenzó a mejorar, también lo hizo el mercado global, que le siguió. • Los diferenciales de los bonos high yield aumentaron de 30-40 bps en junio, mientras que los de bonos investment grade bond aumentaron de 2-5bps. • Las tasas de impago se mantienen históricamente bajos, aunque tanto S&P como Moody’s prevén un aumento en los próximos 12 meses. • El temor en los mercados de crédito es que las previsiones más altas de las tasas de impago por parte de las agencias de rating sean ciertas esta vez. • Los precios del petróleo y las materias primas han caído con los mercados en junio. • Los precios de las materias primas han subido ligeramente durante el mes, pero permanecen por debajo del máximo del año pasado. Los precios de gas natural cayeron un 15% en junio. • Los datos inflacionarios en junio han sido ligeramente inferiores a los de mayo en Reino Unido, sin cambios en Europa y Japón y algo más altos en EEUU. • Los menores precios de las materias primeas este año con respecto al año pasado deberían disminuir la inflación real en los próximos meses. • La gran preocupación de la inflación es el precio de las materias primas agrícolas. Durante años, nadie se ha preocupado excesivamente, o al menos experimentado, la inflación en las materias primas agrícolas. Sin embargo, esto puede llegar a ser un problema por la combinación por la continuada demanda de Asia y la alta demanda de combustibles alternativos como sustitutos baratos del petróleo. • Los spreads de crédito en los CDS americanos de BBB alto riesgo están ahora por encima de los 1,000bps. Este nivel de spread está normalmente asociado a créditos tipo CCC o menor, y sugiere que el valor del mercado de los activos inmobiliarios subyacentes está por debajo de par, y que muchos de los activos subyacentes tienen un alto riesgo de impago. • La exposición a las hipotecas de alto riesgo americanas ha causado serios problemas este mes a fondos de ciertas gestoras americanas e inglesas. • Las viviendas llevan ahora sin venderse unos 9 meses en el mercado inmobiliario Americano, casi el doble de tiempo que en los años 90’. • La Bolsa China está operando a un rendimiento por dividendo de 0.7% y a un P/E de 40, de acuerdo con Bloomberg. El S&P 500 actualmente opera a un P/E de 18. Cuando el S&P 500 llegó a su máximo en 2000, los datos de Bloomberg sugieren que tenía un P/E múltiplo de 32. • El último informe sobre el consenso económico sugiere que el crecimiento del PIB global será de un 3.4% para este año y el que viene, con el crecimiento en Europa y Asia disminuyendo un poco, mientras que en EEUU el crecimiento se acelera. • Este mismo informe sugiere que la inflación cumple los objetivos del banco central en Reino Unido en 2008 (2% frente al objetivo del 2%) y en Europa (2% frente a un objetivo del 2% o menor). • En EEUU, el informe prevé que la inflación baje un poco del 2.6% en 2007 al 2.4% en 2008, pero manteniéndose por encima del 1-2%, que es generalmente la zona confortable para la Reserva Federal. • Los mercados de futuros monetarios están valorando la subida de tipos en Reino Unido, llevando el tipo base del Banco Central de Inglaterra del 5.5% al 6% a finales de año. En Europa, también se han valorado ya dos subidas hasta finales de año, lo que podría llevar los tipos del 4% al 4.5%. • Hay menos convicción de la dirección que seguirán los tipos de interés en EEUU. Los futuros monetarios están sugiriendo un posibilidad de entre 60-70% de una bajada de cuarto de punto, pero no antes de la primera mitad de 2008.