Wall Street comenzaba la sesión en positivo después de conocer el dato de paro en EEUU. Se sitúa en el 9,4%, el nivel más alto de los últimos 26 años pero la parte positiva, la que cotiza el mercado es que la primera economía destruyó menos empleos de los esperados: 345.000 frente a los 500.000 esperados. En opinión de José Ramón Sánchez Galán, analista financiero “la reacción positiva ha sido al observar que el dato de variación empleo no agrícola ha sido inferior a lo esperado”.
Aún así el experto matiza que el paro “es elevado, estamos muy por encima del 9% al que apuntábamos hace algunas semanas y por encima de lo estimado para hoy, del 9,2%”. Hay que estar atentos porque “todavía no hay señales de moderación en cuanto al número de horas trabajadas así como en el salario medio por hora, la ratio que hay por trabajador”. Así las cosas, “pensar que los famosos brotes verdes están ahí, que el PIB cae a menor ritmo, que la confianza sube, que la venta de vivienda de segunda mano y nueva repunta, es ver una posibilidad de optimismo”, pero “vamos a ver qué pasa”. 

Lo que “está claro que las bolsas asumen subidas y bajadas muy fuertes en función de los datos” lo que nos da una clara señal de “incertidumbre”. “No hay una decantanción clara sobre si llega una tendencia alcista y las entradas han de ser observando valores que den ganancias y desde ahí liquidar posiciones, o bien no entrar y esperar a un recorte en los índices”.

El analista destaca que “la próxima semana tenemos pocos datos pero ojo a las ventas minoristas, el último dato fueron de cierta recuperaron, cayeron un 4,6%” y “el jueves 11 podría haber un tímido repunte si quitamos los vehículos” lo que “podría influir en el consumidor que sale al día siguiente”. Así mismo, “todavía no hemos hablado del sector exterior”. El experto explica que “se baraja un petróleo incluso por encima de los 75 dólares, ya lo anunció la propia OPEP” y está sometido a “una alta volatilidad”. Ahora “se mueve muy fuerte porque está muy controlado y es que la propia OPEP acuerda el precio del crudo aunque manejan el 40% de la producción”. En ese precio “se fijan el resto de productores y la especulación podría llevar más allá los precios”. Sánchez Galán pone un ejemplo, “un incremento del 10,5% en el precio del crudo podría aumentar un 0,5% los precios de importación y resultaría dañino porque se encarecen artificialmente unos bienes”. “La inflación que en cierto modo significa riqueza podría no ser así”. Estaremos atentos a “los precios de importación y exportación el próximo viernes que podrían redundar en la balanza internacional que se conocerá el miércoles”.

Así las cosas, hoy mismo el CEO de BP anunciaba que el petróleo podría llegar a los 200 dólares la próxima década, eso sí. El analista recuerda que” el pasado año vimos informes de crudo –cuando cotizaba en el entorno de los 56 dólares- que podría irse a lso 40 dólares o incluso a los 200 dólares”. “Cuando hay noticias favorables a cerca del encarecimiento del oro negro es importante seguir las compañías ligadas a él”. “Teniendo en cuenta el sesgo alcista del precio del crudo me fijaría en estas empresas: Exxon Mobile habría que mantenerla por encima de los 73 dóalres, Chevron tendría una entrada por encima de los 70 dólares, Marathon Oil vamos a ver si supera los 32 dólares para entrar, Conocophilips la mantendría por encima de 45 dólares, la entrada de Anadarko estaría en los 49 dólares y Sunoco tendría la entrada al superar los 29 dólares”.