El mercado de divisas está descontando la posibilidad de que el euro se rompa. Que la reestructuración de Grecia sea desordenada y se lleve por delante a distintas economías. A pesar de ello, "hay oportunidad en la deuda pública española".

Los mercados vuelven a rebotar, aunque tímidamente, con un mercado de divisas que vuelve a penalizar al euro. “Lo poco que sabemos de este mercado es que se mueven por diferenciales de intereses pero, cuando están igual en los dos lados, se mueven por primas de riesgos”, reconoce José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney., Este experto recuerda que hay una prima en la economía americana cuya tendencia es un dólar débil “por lo que cuando vemos un dólar fuerte, es que en Europa está pasando algo. El dinero se está yendo de la economía europea, los capitales venden bolsa y no se van al Euro”.

Y ahí está la realidad. Díez reconoce que lo que estamos viendo en las divisas “es la posibilidad ede que el euro se rompa, que la reestructuración de Grecia sea desordenada y se lleve por delante a los países”.

En declaraciones a Radio Intereconomía, este experto reconoce que hay dos tipos de inversores de bonos “fondos de pensiones, fondos de inversión y bancos centrales. Los primerso están muy asustado”. Recuerda que ayer vimos una subasta de letras en Italia al 4% con una subasta en EEUU al 0.30%. “Son dos mundos. El dinero no quiere ir a Italia, prefiere protegerse regalando el dinero al tesoro americano. Si no se ataca esta situación, el miedo es tan elevado que lo que vemos en los mercados hará altamente probable un accidente financiero”.

En esta situación, el experto de Intermoney reconoce que el miedo es libre. Sin embargo, la deuda pública española no hará default “y es una oportunidad para comprar activos de deuda pública española”. Los depósitos de un banco español están avalados por la deuda pública. En bolsa estaría prudente. Empezamos a ver algo de luz sobre el tema griego, los alemanes piden paciencia, pero en Europa nadie está acatando el ritmo de recesión. “Si no hay medidas para reducir el déficit me cuesta pensar que las empresas ganarán dinero y, si eso no sucede, es difícil pensar crecer”.