Las alzas de agosto pueden tener una continuidad en septiembre porque los tipos de interés son buenos para la Bolsa. Y puesto que el comportamiento de la deuda y de la Bolsa viajan en paralelo, en un momento en que no esperan alzas significativas de tipos a corto ni a largo plazo, es un buen momento para acumular posiciones.
Mercado muy soportado, en línea con la pasada semana. El escenario de tipos de interés continúa siendo bastante incierto, pero no se espera que la Reserva Federal vuelva a subirlos puesto que el consenso indica que ya han tocado techo en los 5,25 puntos. Por otro lado, los bonos norteamericanos han liderado las caídas de la deuda: inició el ejercicio en el 5,20% y se halla en estos momentos en el 4,78%. A pesar de todo ello, el crecimiento relativo es fuerte aunque ya se observan indicios de moderación en EEUU a los que se suman otros países emergentes, sobre todo asiáticos. Pero esta tendencia no se puede extrapolar al crecimiento del segundo trimestre en Europa donde el comportamiento de la deuda nos conduce a tomar una posición optimista que nos induce a pensar, contrariamente a la mayor parte de los analistas, que las alzas de agosto pueden tener una continuidad en septiembre porque los tipos de interés son buenos para la Bolsa.