Nicolás López, director de análisis de M&G Valores, analiza la situación y perspectivas de Bankia, Gas Natural, Telefónica, Meliá Hotels, Banco Sabadell y otros valores y mercados.
BANKIA
Se podrían mantener sus acciones. A corto plazo tiene que afrontar un proceso de recapitalización, que es lo que está presionando el valor. Puede que, mientras dure este proceso, unos tres meses, el valor no se recupere, pero a medio y largo plazo, estos precios son muy bajos y, vender aquí es una pena. Creo que el banco podrá seguir subsistiendo individualmente con su propio capital.

BANCO SABADELL
Ha tenido un movimiento tan violento que tiene un rango muy amplio en el que se puede mover. Los 2,20 euros son el soporte más claro, mientras que los 3 euros serían la primera resistencia. Tiene por delante una ampliación de capital que supone lanzar muchas acciones al mercado, lo que presionará el valor y hará que se mueva a la baja.

ELÉCTRICAS
Ha sido uno de los grupos más flojos de los últimos dos años. No obstante, EON, RWE e Iberdrola son buenas inversiones de cara al largo plazo, aprovechando que están baratas y tienen buen dividendo.

S&P 500
Los índices americanos están superando los máximos del año pasado. El Dow Jones y el Nasdaq ya lo han hecho y el S&P 500 está ahí. La siguiente referencia que tienen son los máximos de 2007, un 10% por encima de los niveles actuales. Creo que se podrían alcanzar este año. En el caso del S&P 500, este nivel se correspondería con los 1.450 puntos.

TELEFÓNICA
Está otra vez en niveles de entrada. No crecerá en los próximos dos o tres años, pero da importante dividendo, que es lo que le debe interesar al inversor a largo plazo.

MELIÁ HOTELS
Lo está haciendo bastante bien. La razón es que tiene bastante exposición al mercado exterior. No se espera un gran crecimiento para este año, en el cual se mantendrá a un precio por acción bastante plano, pero es una buena oportunidad de inversión, ya que puede tener una recuperación hasta los 7-8 euros en 12 meses vista.

GAS NATURAL
Sus cuentas han sido buenas, teniendo en cuenta que ha conseguido crecer en un año en el que el consumo ha bajado. Es una compañía que ha superado su momento más complicado, que fue cuando compró Fenosa, por lo que tiene buenas expectativas de largo plazo.



Declaraciones a Radio Intereconomía