Debemos retomar una estrategia defensiva, aprovechando las subidas para deshacer posiciones en los valores de mayor riesgo. Un ejemplo claro sería vender BBVA, saliendo de un valor sensible a posibles correcciones, para comprar Telefónica que es mucho más defensivo.
El mercado ha tenido un rebote interesante a causa de factores técnicos como las caídas de los últimos meses y la lectura que los mercados hicieron de la reunión de la Reserva Federal, esto es, el freno de las subidas de tipos. En definitiva, se piensa que estamos en un momento de suave desaceleración pero no de fin de una fase expansiva. La cuestión es si esto es real o una simple visión de mercado. Mantener la subida no va a ser tan fácil y, de hecho, el proceso de consolidación puede prolongarse hasta el fin de verano: nos hallamos en una zona delicada en que los índices pueden volver a pararse para iniciar bien una fase de retroceso, bien una de consolidación.