Damián Querol, director de análisis del Banco Gallego, insta a la prudencia a la espera de los resultados de los test de estrés sobre los bancos dentro de dos semanas.

En declaraciones a Radio Intereconomía, Querol asegura que “en el corto plazo” son “bastante cautos” en relación a los bancos que están recurriendo a la fórmula de la emisión de bonos convertibles para cumplir con Basilea III, como es el caso de Bankinter o el Banco Pastor, lo que para Querol “significa presión sobre las acciones que tienen en Bolsa”. Una situación que “continuará siendo así” durante algún tiempo más y es positiva en la medida en que “cuanto más capital tengan los bancos, más capital pueden asumir”, apunta Querol.


Japón es uno de los países que ha presentado hoy los resultados de su balanza por cuenta corriente con un superávit que se desploma un 47,6%. Damián Querol asegura que “el principal riesgo de la economía nacional es la inflación, algo que lógicamente frena el crecimiento de cualquier economía, pero son políticas más acomodaticias”. No obstante, repercutirá negativamente para el crecimiento europeo y estadounidense en la medida en que estaban “empezando a crecer de forma significativa, con Alemania y Francia” a la cabeza de Europa “gracias a una política expansiva excelente, tal es el caso de Estados Unidos con un tipo de interés real de un menos 8%” y este cambio de tendencia “es negativo de por sí para las exportaciones”. A ello está colaborando el anuncio del BCE sobre una posible subida de tipos en abril que, según Querol, “está intentando presionar uno de los riesgos, como es el riesgo periférico de cara a final de mes, presiones que continuarán hasta el 23-24 de marzo”.