Esperábamos una corrección pero además ha coincidido con otras que están propiciando que la corrección sea más fuerte de lo esperado. Por un lado, la regulación en varios sectores como el financiero – que sigue sin estar clara y que se traducirá en un decrecimiento de los créditos- y en el eléctrico, pues “seguimos sin tener unas tarifas para 2013, todo el ruido político también está siendo titular en muchos medios extranjeros y eso ha incidido en que la caída sea mayor de lo que esperábamos”.
En cuanto al mercado, hay dos tendencias a vigilar. A corto plazo, fue la tendencia alcista iniciada en junio/julio con las reuniones de la Comisión Europea apoyadas posteriormente por Mario Draghi. “Esta tendencia era alcista y hoy en la apertura se ha perdido, por debajo de 8.300 puntos”. Por otro lado, está la tendencia bajista iniciada en 2007 “que se había roto recientemente, cuando el mercado pensaba que los problemas se estaban solucionando y ahora no hemos regresado a lo peor pero se puede volver, lo que sería muy peligroso”, explica este experto en Radio Intereconomia.

En el sector financiero, más o menos todas las cosas que se están viendo, está dentro de lo esperable, las fuertes provisiones, cuentas de resultados de este año por encima de las provisiones por lo que es fácil que, si un banco ha generado unas provisiones de 6000 millones con que este año sea la mitad, habrá una mejora en el beneficio neto considerable”, concluye.