El mercado viene tranquilo sin datos económicos de relevancia. Lo más importante es la evolución de los tipos de interés de los bonos, que se están trasladando a Europa. El bono español ya está en el 1,5% y el bono alemán ha pasado al 0,33%. Esto es un cambio notable y se nota en las empresas más sensibles a los tipos de interés.
 
Esto se descuenta en Estados Unidos es que si se pone en marcha el plan de infraestructuras de Trump es que lleva más déficit, más deuda y más inflación, con lo cual más presión para los tipos de interés. Si esto sucede es difícil que en Europa tampoco se suban los tipos de interés.

Habrá que ver cómo se concretan las medidas con respecto a los emergentes. El movimiento ha sido muy brusco con respecto a las divisas y quizá no sea momento de desposicionarse de los mismos en el entorno actual.

Declaraciones a Radio Intereconomía