Positivos en renta variable de EEUU, sobre todo en bancos y tecnología. Esa es la principal apuesta de Mirabaud Asset Management para el año que viene. La entidad suiza de inversión acaba de modificar, y mucho, la asignación táctica de sus activos de cara al 2019.

En noviembre del 2017, “un año extraordinario” según su CEO, Lionel Aeschlimann, su mapa de distribución de apuestas de inversión ha pasado de sobreponderar su exposición a las Bolsas Europeas, en detrimento del resto de activos dónde sus perspectivas eran de neutralidad o retirada, a soltar las redes en los parqués estadounidenses. O mejor, la caña, ya que el cambio que se anticipa del declive del ciclo va a obligar a los inversores a “ser activos y flexibles y tener cuidado con la inversión pasiva. Hay que ser responsables”, sentencia.

¿En que se basa la firma helvética para hacer este movimiento de cara a ganar rentabilidad el año próximo?

Según sus pronósticos, “lo que está claro es que algo está cambiando y no va a ser igual que en los últimos 10 años”. Para afirmarlo se basa en que el crecimiento global empieza a ser divergente al mostrar “la sólida actividad económica de EEUU contrastar con una producción más débil en los mercados europeos y emergentes”.

Si sales de EEUU corres el riesgo de perderte el 25% de la rentabilidad del ciclo, según la estrategia de inversión de Mirabaud AM

La Reserva Federal de EEUU continuará su camino y el mercado está subestimando la tasa de aumento de las tasas de interés. “Con estas cifras macroeconómicas lo que nos deberíamos preguntar es porqué los tipos están tan bajos”, añade el economista Jefe, Gero Jung.

Según los datos, explica Aeschlimann, frente al bajo nivel de las exportaciones se alzan un consumo doméstico en alza que supone 2/3 de la economía. En cuanto a la relación de la deuda con el PIB de los hogares, ha disminuido en mayor proporción que en la Zona Euro, frente al abrupto crecimiento de China.  “La confianza del consumidor es elevada y se trata de un elemento clave”, mientras que las tasas de desempleo están en mínimos que no se veían desde la década de los años sesenta, mientras los salarios siguen subiendo”. ¿El riesgo? El sobrecalentamiento que se va a ver favorecido por el impulso de la Casa Blanca de una reducción de impuestos a las personas físicas. Los datos “son incluso mejores que los objetivos que mantiene la Reserva Federal por lo que nosotros esperamos, como mínimo, otras tres subidas de los tipos de interés en 2019”.

Según ambos, todo ello lleva a afirmar que “la probabilidad de recesión en los próximos 12 meses es baja. Sí veremos recortes en las bolsas. Algo sano teniendo, teniendo en cuenta los precios”.

 

Si sales de EEUU corres el riesgo de perderte el 25% de la rentabilidad del ciclo, según la estrategia de inversión de Mirabaud AM

 

En cuanto al crecimiento europeo, según sus pronósticos la situación no es tan positiva como apuntan los datos al otro lado del Átlántico. “No hay razón de dramatizar, pero hay muchas divergencias y contrastes entre las economías que comparten la moneda única”, aunque la expansión central continúa.

“El crecimiento y la deuda son los mayores problemas de Italia en una Europa que verá al Banco Central Europeo subir los tipos de interés, no antes del último trimestre de 2019”. Es un probleman porque según sus previsiones, si viene una recesión el Banco Central Europeo se ha quedado sin artillería en estos momentos. No tiene balas. “¿Qué más va a hacer si tiene los tipos de interés a cero”.

En concreto, las dificultades que enfrenta Italia muestran que su producción real en octubre se ha hundido drásticamente. A demás, su alta exposición del sector bancario a la propia deuda soberana es muy alto (350 billones de euros), lo que la convierte en el punto débil de la región.

Estrategias de Inversión

En cuanto a Alemania, estos gestores no ven tan claro la “visión de otros analistas que consideran que el declive en las producciones germanas se vaya a recuperar próximamente, al achacarlo al impacto de las nuevas normativas sobre el sector automovilístico y al daño sufrido por la imposición arancelaria”.

Sin embargo, la locomotora europea comparte con Francia la tendencia al alza que se está observando en el crecimiento del crédito en el sector privado, frente al detrimento de esta variable en Italia, España y Portugal. “Este es un dato que seguimos de cerca, porque es como un factor adelantado del PIB”.

 

Inversión y rentabilidad en 2019

 

España, sin embargo, va bien. El turismo y el aumento de las exportaciones (el único país que las incrementa) están impulsando su ritmo de crecimiento hasta superar a otros grandes países de la Eurozona. Además, “a pesar del aumento de los precios de la vivienda la situación no está ni de cerca en los niveles de antes de la crisis”. Eso sí, “aunque la incertidumbre política ha disminuido, el gráfico de entradas de Greenfield FDI (inversión extranjera) en Cataluña se ha reducido drásticamente en el último año”, señala Aeschlimann que confía en que la mejora macro que va a suponer la llegada de Bolsonaro para la mayor economía de Latinoamérica repercuta directamente en las compañías españolas.

Otro de los puntos a favor que esgrime el experto respecto a España es el potencial alcista de sus mercados.  “Los más castigados en la renta variable en los últimos meses” con una relación precio/beneficio que muestra que los activos españoles están baratos. A demás, el rendimiento del dividendo es favorable en el contexto internacional, “a pesar de que esto se deba al peso del sector bancario, generoso en la retribución al accionista”.

Y es que ni Jung ni Aeschlimann terminan de confiar en los bancos europeos. “No saben limpiar sus activos como lo hacen los norteamericanos. A pesar de que España en esto lo ha hecho bien. No como Italia”.

Por ello “en Europa no somos positivos en el sector bancario. Somos más positivos en otros sectores más defensivos como la alimentación. Aunque todavía no es momento de mirar al oro, a pesar de que la aversión al riesgo ha subido el metal precioso no ha reaccionado. “Es muy raro”, reflexiona Jung.

Y ¿el petróleo? “Creemos que se va a mantener en el entorno de los 55-60%. Hay una guerra de poder ahí, no está controlado”.

Y ¿China y la Guerra Comercial? “Nos preocupa el sentimiento que genera y que muchos creen que se va a llegar un acuerdo entre XiJ inping y Donald Trump en la cumbre del G20 pero… ¿por qué iban a llegar ahora a un acuerdo? No creo.

“Todavía, al menos a corto medio plazo, somos positivos en el dólar y negativos en el euro”, concluyen.

Inversión y rentabilidad en 2019