“Con las caídas tan fuertes entre febrero y mayo el mercado estaba anticipando el escenario que podemos tener en los próximos dos años, de ajuste de la economía”.


Por ello, “en vez de seguir cayendo, el Ibex 35, en vez de seguir cayendo, podría mantenerse en los próximos dos meses en un rango entre 6.000 y 7.000 puntos”.

INVERSIÓN SEGURA
No veo un escenario tan catastrofista en España como para pensar que no se van a pagar los depósitos o las letras del Tesoro. No va a suceder porque hay mecanismos en Europa que protegen a estos productos para que se paguen. Si lo que se busca es la máxima tranquilidad, quizás lo mejor sea un depósito de los grandes bancos de España o letras del Tesoro. Los pagarés no tienen la cobertura del fondo de depósitos, por lo que son para un perfil más arriesgado que los depósitos o la deuda soberana.

BBVA
Se puede mantener. Aunque seguirá con la tónica de caídas y rebotes. Las expectativas de revaloración de las acciones españolas van a ser moderadas en los próximos dos años. Lo bueno es que los inversores recibirán un buen dividendo de aquellas grandes compañías que lo mantengan.

REPSOL
Por apurar un poco más se le puede ir la oportunidad de invertir en Repsol. Para especular, es otra historia. En el corto plazo puede bajar un poco más, como el resto del mercado, ya que espero un movimiento de rango (del Ibex 35 entre 6.000 y 7.000 millones). Pero, si se quiere invertir en el valor para más largo plazo, compraría ya.

BONO ALEMÁN
La rentabilidad cercana a cero es una muestra más de la irracionalidad de los mercados. Esto, lógicamente, tiene que cambiar.
EURO-DÓLAR
No le veo mucha gracia invertir en una divisa. El euro sólo caerá en la medida en la que se vaya a comprar bonos ilimitados o programas de inyección de liquidez en Europa. No creo que Alemania lo permita, así que, veo al euro-dólar en un rango comprendido entre 1,20-1,15 y 1,35.

ARCELORMITTAL
Con el precio tan bajo que tiene ya descuenta la desaceleración mundial. Invertir en este valor implica tener paciencia hasta que la economía mundial crezca, aunque esto probablemente no sucederá hasta finales de año.

GAMESA
Está en un proceso de caída que no tiene límite. Pensar en cuándo se puede producir el giro es complicado. Invertir ahora en Gamesa es invertir en riesgo y creo que ahora no es el momento. Como mucho, sólo hacer una pequeña inversión para, si luego recupera, aumentarla.

BLUE CHIPS
En este escenario de gran incertidumbre, estar en grandes compañías con dividendos del 7-9% es una posición razonable para un inversor de bolsa española de largo plazo.


Declaraciones a Radio Intereconomía