Los mercados abren al alza tras la fuerte caída registrada ayer en las bolsas. Unos mercados pendientes de la reunión de Van Rompuy con los dirigentes europeos para afrontar el tema de Grecia y además con la vista puesta en Italia, pues Berlusconi tiene que presentar al parlamento italiano el recorte propuesto.
Damian Querol, director de análisis de Banco Gallego reconoce que el BCE tiene la capacidad para frenar esta presión sobre los bonos “aunque lo que no le ha gustado es que Berlusconi presente una propuesta final al Senado que no es la misma que la que puso inicialmente”. Trichet ha advertido de que todos los países tenemos que poner un techo de déficit cuanto antes. Querol asegura que durante los primeros días de septiembre ya estábamos cautos “teníamos elecciones en Alemania, tenemos 46.000 millones en vencimientos en bonos de Italia que tienen que ser refinanciados…variables de inestabilidad en los mercados. Y todo eso es un riesgo al que se une que Merkel no quiere comprar bonos además de star en contra de los Eurobonos, con lo que seguirá la volatilidad en el mercado”.

Ante esta situación ¿dónde se refugia el dinero? En depósitos bancarios está entrando dinero de forma recurrente pero “es cierto que todo el riesgo periférico está provocando que haya más incertidumbre sobre el sector bancario”. Este experto reconoce que no es lógico el comportamiento que está teniendo el bono alemán a diez años “lo que da a entender que la percepción del riesgo es muy elevada. Sin embargo, si miramos a largo plazo, este tipo de activos están muy caros con lo que cada vez es más probable que el próximo 20-21 de septiembre la FED realice le Quantitative Easing”.

Sobre una posible recesión a nivel global, Querol advierte de que si la FED no interviene “todos los indicadores están mostrando que caeremos en una recesión en Estados Unidos, no a nivel mundial”. Recuerda que China está subiendo tipos para frenar su crecimiento, seguirá creciendo por encima del 8%, lo que ocurre es que el gran consumidor que es EEUU se está frenando. Los indicadores muestran recesión y, si la incertidumbre se traslada al consumidor y se para la producción, será un síntoma de que podríamos entrar de nuevo y la única solución será un Quantitative Easing riguroso para intentar recuperar la situación a principios de año”.