El mercado ha recogido muy mal que Holanda, Alemania y Finlandia no quieran que el MEDE se haga cargo de las pérdidas de los bancos. “El mercado se está agotando porque en la cumbre de junio se dijo lo contrario y ahora da muestras de desconcierto e incredulidad”, dice Soledad Pellón, estratega de mercados de IG. 

“Si efectivamente este acuerdo se aprueba y el fondo permanente no puede recapitalizar a la banca por los problemas que han tenido en el pasado, si no que sólo actuará desde que esté activo, la banca española e irlandesa se verán muy afectadas. Además, si el MEDE no ayuda a la recapitalización, España y los contribuyentes tendrá que asumir las pérdidas de la banca”.

Cuando conozcamos las auditorías individuales de los bancos españoles este viernes “vamos a tener una reacción a corto plazo, ya que los inversores no se fían mucho de estas pruebas pues, como pasara con los tests de stress, hubo entidades que los pasaron y luego tuvieron que ser intervenidas. Sin duda, habrá una oleada de fusiones y adquisiciones entre financieras españolas a medio plazo. Ya Francisco González, el presidente del BBVA, dijo que en el panorama financiero español no podría haber más de 10 entidades”.

¿Cuándo pedirá España el rescate? “es una incertidumbre total porque no hay un plan de acción aún. El mercado ha descontado que se pedirá el rescate, pero el gobierno parece que quiere retrasar la petición mientras se mantengan estos niveles de financiación, el problema es que hay días en que la situación se tensa, como hoy, y suben”. Por ello, Pellón demanda que “la petición de rescate sea cuanto antes. Al menos, que pidan la línea de crédito, aunque no se ejecute, pues sólo que esté ahí relaja los costes de financiación del país”.
¿Será un rescate duro o blando? “será blando. No como en Grecia y Portugal. Se tratará de una línea de crédito con un memorandum de entendimiento con condiciones que quizás toquen las pensiones y las prestaciones de desempleo”.

Todo esto ha redundando en caídas en el Ibex 35. “Ha encabezado las subidas en Europa cuando se descontaba el rescate de España, pero ahora es el que más recorrido tiene a la baja si las noticias son malas”.
En EEUU, “el QE3 no está teniendo la efectividad que se pensaba y Wall Street está sufriendo. Tampoco se está devaluando el dólar lo que se esperaba”.

De cara al sector financiero “hay un total interrogante de lo que puede pasar en estos meses. Aunque creemos que se debe comenzar a diferenciar entre los bancos que están bien y los que están mal. BBVA y Santander tienen unos balances consolidados y unos beneficios importantes, por lo que, una vez que aparezca el banco malo, estas financieras deberían desmarcarse”. Además, “seguimos apostando por valores anticíclicos, como Inditex y Grifols”.

Recomendación de inversión bajista en el euro-dólar pues, “si cogemos el gráfico de velas Heiken Ashi de este par vemos una tendencia negativa, justifica además por la debilidad de Europa”.