El primer trimestre ha sido muy bueno para todos los bancos que tuviesen divisiones en mercados de capitales, y en el segundo trimestre Goldman ha sorprendido favorablemente por lo que si esto sigue así, los mercados deberían empezar a tranquilizarse.
Se esperaba que los datos de producción industrial han subido menos de lo esperado y esto ha tranquilizado a los inversores. Las ventas minoristas y los inventarios también han sido tranquilizadoras.