Mal comienzo para el Ibex 35 este lunes, el selectivo español cedió un 3,46% aunque consiguió aguantar en los 8.700 puntos. En opinión de José Lizán, analista de Nordkapp “hemos visto la virulencia de los mercados” y es que “ los resultados de Bank of America no han gustado y la filtración del strees test a la prensa tampoco”. En la apertura americana “los bancos con caídas del 15% han arrastrado a los índices”. En definitiva, para el experto “hemos visto movimientos de consolidación en los sectores que han liderado el rebote”.
 Hoy “todo el mundo estaba pendiente del resultado de BoA y hay nerviosismo”. Después de “las grandes plusvalías desde el comienzo del rebote, hoy el mercado ha castigado a los valores más cíclico, a los que más han subido” y no sólo “sectores, sino también valores que lo habían hecho bien”. Lizán explica que “también las constructoras han sufrido, hoy después del rebote ha salido papel”. Para el experto hemos vivido “una toma de beneficios lógica y necesaria” siempre y cuando “no sea excesiva” aunque es “difícil de prever por la rapidez con la que el mercado hace los movimientos”. El analista recuerda que el “S&P 500 ha vuelto atrás hasta los 870 puntos e incluso ha taladrado los 850”. La corrección “podría ira hasta los 780 puntos del índice que serían los 8.000 del Ibex y ahí veremos si se hace un suelo que sería muy importante y desde ahí rebota”, “sería un buen síntoma de suelo y un mercado que nos dejaría ver un mejor tono”. 

BoA advertía hoy mismo de que los buenos resultados podrían ser un espejismo, y Lizán explica que “hemos visto cómo las entidades han dotado de provisiones a los resultados”, “la banca ha jugado con los balances” y “ahora afloran las plusvalías y ponen en precio cosas que se maquilla cada trimestre y hay mucho juego contable”. “Hoy lo hemos visto, en cuanto BoA ha hecho públicos los resultados y mirados con profundidad han visto ejercicios contables y han llegado las correcciones”. “En un entorno de grandes provisiones dotadas por todos los bancos hay mucho por desprovisionar”. “Pueden aflorar plusvalías que son movimientos contables y no creemos que sea algo excepcional”. Para Lizán, “hay mucho por hacer, no ha terminado la recapitalización en Europa y menos en España y creemos que a pesar de que lo peor ha pasado, todavía no hemos concluído y los crecimientos al nivel de los últimos años cuando el crédito estaba en expansión, están lejanos”.

Hoy Telecinco fue la más castigada del parqué, para el experto “todo el sector media fueron las estrellas las dos últimas semanas, incluso Vocento se subió a las ganancias”. “Hemos visto ganancias por los posibles movimientos, el recorte de publicidad anunciado en TVE y las expectativas de consolidación en el sector, junto a unas valoraciones muy atractivas tras un fuerte castigo en bolsa”. Por ejemplo “Prisa fue las más castigadas en la crisis por su componente cíclico” pero “el rebote ha sido efímero”. “Tienen una visibilidad reducida y aunque volverá la inversión en publicidad, la tarta cada vez tiene más fuentes: más medios, la TDT, Internet…”. “Cada vez hay más medios y la inversión en publicidad cada vez es menor y no se ve una visibilidad importante para este año”. El experto matiza que “hemos visto un rebote técnico en los valores y nos mantenemos fuera del sector media”.
La cara positiva de hoy fue para “Iberia, llevaba sesiones en 1,65 euros, anclada y lateral esperando noticias de una fusión que parece que no llega”. 

“De momento cualquier noticia que salga, anima la cotización” pero “está poco claro que vaya a salir esa fusión”. Ahora mismo es una “cara o cruz, si sale se irá por encima de 2 euros y si no sale, el ciclo lo tiene muy en contra”. “Lo hemos visto con las cifras de tráfico a nivel mundial, el ciclo es muy negativo por la bajada de la demanda”. Fijarse en Iberia es “apostar a que sale o no, la información es muy escasa y si sale se ira a 2 euros, es una apuesta arriesgada porque si no sale el componente cíclico pesará y valoraciones de 1,25 ó 1,30 euros se podrán ver rápidamente”

El experto mantiene que si entráramos en deflación, “ningún valor vendría bien para la cartera porque es el peor escenario que tenemos”. “No apostamos por él, hay síntomas de recuperación y lo hemos visto en emergentes en Brasil”. El ciclo de “materias primas descuenta que no será así, el crudo en 50 dólares -aunque no lo rompe se ha estabilizado- y tiene pinta de rebotar al alza y no a la baja”. Además “En China el consumo podría irse a materias primas y podrían subir”. El escenario de la deflación “ sería muy difícil de jugar, todos los precios de los activos caerían: bursátiles, inmobiliarios… y sería el peor escenario”.

Para el analista sería bueno que el Ibex cayera hasta los 8.000 puntos, “ creemos que si el mercado llega ahí, haría un mínimo superior al mínimo anterior lo que sería una consolidación”. “Una figura de vuelta y un posible suelo para iniciar una tendencia desde mínimos”. Sería la forma de que el “rebote tuviera consistencia y la recuperación no fuera efímera”. “Daría solidez al rebote y grandes flujos de dinero podrían entrar en bolsa porque todos los gestores a niveles internacionales están cortos de bolsa y en cuanto corrige un poco entra dinero”. “hay gente esperando a entrar porque hay un poco más de optimismo, aunque nunca se sabe”. “Si salen noticias malas del sector financiero volverá la volatilidad y por tanto hay que mantener la cautela, estamos expectantes a ver las señales de los mercados”, concluye. .