El número de bonos impagados en el mercado de bonos estadounidenses de alto rendimiento volvió a subir la semana pasada, según un informe publicado por S&P Global Ratings, compañía de calificación crediticia. La agencia dice que los impagos corporativos globales en 2016 han llegado a 146, un 46% más que en el mismo periodo del año pasado.
 
En este sentido, sorprendentemente, las compañías estadounidenses de petróleo y gas constituyen un tercio de todos los bonos que han tenido que hacer default a nivel global. Por el contrario, estas empresas ligadas al petróleo podrían recibir un receso pronto si la OPEP continúa con su promesa de reducir la producción y aumentar los precios.

El viernes, la reunión entre Rusia y la OPEP en Doha, desveló que se está considerando la idea de una congelación de seis meses en la producción de petróleo. Las negociaciones más formales entre los productores de la OPEP y los no miembros de la OPEP están programadas provisionalmente para el 28 de noviembre, dos días antes de la reunión oficial de del cártel.

El ministro argelino Boutarfa dijo que está tomando forma un consenso y que la OPEP podría alcanzar un nivel de producción de 32,5 millones de barriles por día, informó Energy Voice. La producción de la OPEP está actualmente en 33,6 millones de barriles por día, según el último informe mensual de producción del cártel.

Pero este alivio no llegará lo suficientemente pronto para las compañías productoras de petróleo o para los inversores de energía. Por ejemplo, los ETFs relacionados con el petróleo, como el Fondo Petrolero de los Estados Unidos(USO) y el Petróleo Crudo de la Corporación iPath S&P, sufren en 2016. A partir del 17 de noviembre, estos fondos bajan un 7,9% y un 13,48%.

Una ventaja para todos los emisores de high yield, no sólo para las compañías de petróleo y gas, es la perspectiva de tipos de interés más altos en Estados Unidos, que aumentarán los costos de endeudamiento para las compañías estadounidenses que necesitan refinanciar los bonos que vencen.

En un testimonio ante el Congreso el jueves, la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo que pronto subirían los tipos de interés en el país nortamericano. Mientras tanto, los rendimientos de los bonos estadounidenses de mayor duración han aumentado considerablemente desde las elecciones presidenciales debido a las crecientes expectativas inflacionarias.

Además, las esperanzas de que la OPEP llegue a un acuerdo a finales de mes están aumentando. Sin embargo, productores clave como Irán e Irak aún no han firmado ningún acuerdo potencial. Si los precios del petróleo toman otro repunte, la tasa de morosidad para los productores de petróleo y gas de los Estados Unidos probablemente aumentará en 2017. Algunos productores han podido seguir adelante debido a la caída de los costes de producción, pero otros obtuvieron protecciones de precios favorables que ahora se están renovando. De cualquier manera, la batalla por la cuota de mercado es probable que siga viéndose el próximo año.