Warren Buffett no cree que el mercado de renta variable americano se encuentre en una burbuja. Eso es, al menos, lo que ha dicho en una reciente entrevista con la CNBC. Eso sí, el inversor tiene claro que las correcciones y los episodios de pánico se van a producir antes o después. ¿Se pueden predecir?
 

La pregunta es pertinente teniendo en cuenta que el Dow Jones cerró el viernes su undécima jornada consecutiva de subidas, lo que supone la racha más larga de alzas ininterrumpidas desde 1987. Es  más, el índice encadenó la quinta semana de ganancias. Los inversores se frotan las manos en este contexto aunque cada vez son más los analistas que alertan sobre una corrección. No hay que olvidar que el martes se espera al presidente de Estados Unidos en el Congreso y el mercado está ansioso por escuchar sus propuestas –si las tiene- sobre las medidas económicas que tomará el gobierno y que ha generado tanto entusiasmo entre los inversores.

Lo que está claro para los inversores es que la corrección llegará antes o después, pero llegará. El propio Warren Buffett se refería en su carta anual a los inversores a la posibilidad certera de caídas del mercado.  “En los años que están por venir nos encontraremos puntualmente con fuertes caídas de los mercados –incluso pánico- que afectarán a las bolsas. Nadie puede decirnos cuando esos traumas van a ocurrir –ni yo, ni Charlie (Munger), ni los economistas, ni los medios”. Es decir, que las caídas se producirán cuando se produzcan, en opinión del Oráculo de Omaha.

Para apuntalar esta opinión, Buffett cita a Meg McConnel de la FED de Nueva York, que escribía que “nos pasamos mucho tiempo intentando localizar los riesgos sistémicos, en realidad lo cierto es que ellos tienden a encontrarnos a nosotros”.

Sus consejos
Como la corrección se producirá, el octogenario inversor lo tiene claro; no hay que olvidar estas dos cosas: 

- “El miedo generalizado es su amigo como inverssor, porque nos ofrece gangas para comprar.
- “Su miedo personal es su enemigo. Los inversores que evitan costes innecesariamente altoso y simplemente se sientan a esperar durante un largo periodo de tiempo con una colección de grandes compañías financiadas de una manera conservadoras, lo harán bien casi seguro”, aconseja.


Recuerda en su carta que en el siglo XX el Dow Jones Industrial subió desde 66 puntos hasta 11.497 puntos, lo que implica una ganancia del 17.320 que aumenta con los dividendos. La tendencia continúa, para finales de 2016 el índice ha avanzado un 72% adicional”, recuerda.

Hay que recordar que Berkshire Hathaway, el vehículo de inversión de Buffett y Munger subió el año pasado un 23,4% en bolsa, frente al 12% del S&P 500, el índice con el que se mide.
Las acciones de la compañía están en máximos históricos y los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan al valor en una fase alcista, con la máxima puntuación que dan estos ratios, diez puntos sobre diez.
 

Berkshire Hathaway


QUIZÁ LE INTERESE LEER:
Buffett: "me gustan los días en los que cae mucho el mercado"
“El fondo alcista permanece y afinamos en incorporaciones”