La constructora, segundo accionista de la petrolera española con un 9,3% del capital, cobrará esta semana 57,8 millones de euros al optar por cobrar en efectivo el scrip dividend que lanzara Repsol a comienzos de año y que derivará en ampliación de capital. 

La compañía de construcción y servicios percibirá esta retribución mientras negocia con los bancos la refinanciación de la deuda de 2.276 millones de euros asociada a su inversión en Repsol, que vence a finales de este mes.

Sacyr opta siempre por cobrar en efectivo el dividendo que recibe de la compañía presidida por Antonio Brufau, dado que destina ese importe a atender el servicio de la deuda.

Repsol abona su remuneración al accionista a través de 'scrip dividend' o dividendo flexible, sistema por el que da a elegir a los socios cobrar la retribución en efectivo, en acciones o en una combinación de ambas alternativas.

El grupo constructor que preside Manuel Manrique percibió el pasado año dividendos de Repsol por un importe total de 240 millones de euros, dado que a los tradiciones pagos a cuenta y complementario se sumó el extraordinario que la petrolera abonó al cerrar el acuerdo sobre YPF en Argentina.

En el caso del dividendo a cuenta del ejercicio 2014, el cobro para los accionistas que optan por recibirlo en efectivo tendrá lugar este martes, 13 de enero.  Según el calendario establecido por Repsol, en esta fecha la petrolera efectuará el pago a los accionistas que le vendieron los derechos de suscripción de acciones que les correspondieron en la operación.

Sacyr recibirá así este primer dividendo de la petrolera con cargo al ejercicio 2014 mientras trabaja con los bancos en la reestructuración de la deuda vinculada a su participación en Repsol.



En plena refinanciación
Según informaron en fuentes del sector, en el marco del proceso Sacyr podría tener que vender parte de las acciones de Repsol para atender a la amortización de parte del actual saldo vivo del préstamo al que le instan sus bancos.

En una información remitida recientemente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sacyr indicó que está "avanzando" en el proceso de refinanciación de este pasivo, en el marco del cual se "evalúan diferentes alternativas".

En la presentación de resultados del tercer trimestre del pasado año, la compañía no descartó vender parte de su actual participación en Repsol si ello "favorece" la refinanciación de su inversión en la petrolera. Sacyr está presente, con dos representantes, en el consejo del grupo, del que se considera socio "estable y estratégico".


Una nueva ampliación de capital
Según comunicaba la semana pasada Repsol, el 61,49% del capital social de la compañía se ha decantado por recibir en acciones la última edición del dividendo flexible, en el que se ofrece a los accionistas la posibilidad de obtener la retribución en efectivo o en títulos de la compañía.

En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica que el pago del dividendo en acciones obligará a realizar una ampliación de capital por 24,4 millones de acciones, equivalente a un 1,81% del accionariado.

Por contra, el 38,5% del capital ha preferido vender sus derechos sobre acciones conforme a un mecanismo de canje en el que se pagará 0,472 euros por título. Para atender a estas peticiones, REPSOL (REP.MC)desembolsará un total de 245,4 millones de euros.

El aumento de capital ha quedado cerrado este viernes y, conforme al calendario previsto, el pago en efectivo se realizará el próximo martes 13 de enero, al tiempo que el inicio de la contratación ordinaria de las nuevas acciones se producirá el 16 de enero.

Acceda al ANÁLISIS de Sacyr
Acceda al ANÁLISIS de Repsol