Con las cuentas de Caixabank y Sabadell de los nueve primeros meses del año sobre la mesa, lanzamos una mirada a la situación técnica de ambos valores, que en el año arrastran importantes minusvalías. 

Antes de la apertura de mercado hemos conocido las cuentas de Caixabank y Sabadell, que junto a Popular, ponen el punto y final a la temporada de resultados en el sector bancario del Ibex 35.
 
Si miramos que han hecho ambos valores en bolsa en los últimos 12 meses, observamos que en varias ocasiones sus cotizaciones se han cruzado, aunque nunca han logrado estar en positivo ninguno de los dos.

Ahora bien, después de que Sabadell se colocara por encima con una mejor situación entre marzo y julio, con el advenimiento de agosto y la caída del volumen de contratación, cambió las tornas con Caixabank. Actualmente la entidad catalana arrastra unas minusvalías del 23,12%, mientras que Sabadell pierde más de un 30%.
 
En lo que va de 2016 la fotografía se repite, pues Sabadell pierde un 24% y Caixabank un 16%, convirtiéndose en el tercer y cuarto peores bancos del Ibex 35, sólo por detrás de Popular y Bankia.
 
 
Precisamente a finales de junio Caixabank emprendió el canal alcista en el que se mueve y que le ha llevado a recuperar casi un 50% y, si supera los 2,40 euros, que es la parte alta del canal y el retroceso de Fibonacci del 50%, podría escapar hasta los 3 enteros.  Por abajo el soporte más relevante está en los 2,30 euros (parte baja del canal).
 

 
En cambio, Sabadell se ha metido en un canal lateral desde junio y, mientras no supere los 1,30 euros, no podrá escapar de él e intentar cerrar el hueco provocado por el Brexit en los 1,45 euros. En cambio, por abajo Sabadell encuentra soporte en 1,10 euros, zona muy cercana a los mínimos anuales.