Las dos acciones tienen como denominador común que han variado su dinámica en los mercados en los últimos tiempos después de atravesar un momento bastante complicado. ¿Cuál de los dos es el que ha tenido un mejor comportamiento y, sobre todo, quién tiene una perspectiva técnica más sólida para lo que está por venir?
 
Que Santander y Repsol han atravesado un periodo más que difícil en bolsa estos años atrás quedó realmente demostrado. En el caso de la entidad bancaria que dirige Ana Patricia Botín, llegó a descender hasta más de un 57% en el parqué madrileño, mientras que la petrolera se llegó a dejar hasta más de un 61%. Unos descalabros como respuesta al escenario macroeconómico, con las políticas de los tipos de interés en mínimos históricos y por el abrupto retroceso del petróleo.

Sin embargo, toda esa dinámica bajista se ha revertido en los últimos tiempos. Tanto es así que los dos valores son de los que más han destaco en el Ibex 35 y han sido gran parte de los motivos de que el selectivo español haya logrado reconquistar la cota de los 10.300 puntos. La recuperación del crudo y el atisbo al cambio de rumbo en cuanto a política monetaria, junto a un clima geopolítico más estable, han sido los factores a través de los cuales la escena se ha modificado.

De hecho, Repsol se encuentra entre los tres valores que más se han revalorizado en el último año. La compañía del sector petrolero ha avanzado más de un 52% en estos últimos doce meses y se erige como una acción que observan muchos analistas después de que superara los 12 euros por acción. Desde entonces ha seguido subiendo y ahora sigue por encima de los 14 euros por título.



Banco Santander y Repsol


Por su parte, Santander también ha logrado darle la vuelta a la situación en lo que va de año. Desde que marcara mínimos después del Brexit, la acción de la entidad que preside Ana Patricia Botín se ha disparado hasta más de un 65%. Por el contrario, si medimos en el último año, el valor estaría ligeramente por detrás de Repsol, aunque con una potente subida de más del 44%, situándose entre las diez acciones que más se han incrementado del selectivo español.



De este modo, si nos centramos en nuestros filtros técnicos, observamos que Repsol se encuentra en fase alcista, al mismo tiempo que recibe una puntuación de 9 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Todos los indicadores se encontrarían en positivo al margen del volumen de contratación a largo plazo, que es decreciente.

Repsol indicadores


En lo que respecta a Banco Santander, nuestros filtros técnicos señalan que está ahora mismo en fase alcista, mientras que recibe una puntuación de 8,5 puntos sobre diez puntos posibles. Asimismo, todos los parámetros los tendría en positivo, salvo el volumen de contratación a largo plazo que es decreciente y la volatilidad que presenta el valor a largo plazo, que es creciente.

Santander indicadores