En el caso de los bancos seguimos viendo una demanda de crédito sorprendentemente fuerte.
Vemos una reacción tranquila a la decisión de la FED. El desenlace nos ha dejado dónde estábamos, es decir dependiente de los indicadores económicos. En los resultados publicados no vemos sorpresas importantes. En el caso de los bancos seguimos viendo una demanda de crédito sorprendentemente fuerte.