Uno de los acontecimientos claves de los mercados para los próximos meses va a ser la decisión de la FED de subir los tipos por primera desde finales de 2008, es decir, en siete años. Uno de los activos en los que podría verse una pronta reacción es el dólar, aunque esa predicción dependerá de varias circunstancias, según explican en JP Morgan. 
 
Los expertos de JP Morgan acaban de publicar una nota para sus clientes en la que recuerdan la fuerte revalorización que se ha apuntado la divisa norteamericana en los últimos años.

En concreto, explican que el índice que elabora la firma y en el que se mide la evolución del dólar con respecto a una cesta de divisas de todo el mundo, sube un 10% en lo que va de ejercicio y un 22% desde el verano de 2013.

Las razones son más que conocidas: la divergencia de las políticas monetarias, los fuertes descensos de los emergentes, la mejora de la economía del país.

En JP Morgan explican que estas fuerzas “puede que no hayan terminado de presionar al dólar al alza. Aunque el recorrido del dólar parece ya limitado, nuestros estrategas de divisas no creen el pico del dólar en el ciclo lo veamos con el primer movimiento de tipos al alza de la Fed, y creen que más bien será a mediados del 2016 cuando se produzca”. De hecho, explican que si hay que “retrasar las subidas por contagio de una desaceleración mayor en los Emergentes, o porque tras las primeras subidas el crecimiento de US cae, el dólar se movería a la baja”.

En la firma barajan tres escenarios diferentes para el año que viene en función del ritmo de subida de tipos:
1- Caliente: Se cumplen las expectativas de la FED el dólar podría subir un 12% contra el resto de divisas
2- Templado: Las condiciones económicas del país se moderan y la FED desacelera el ritmo de subida de tipos, aunque explican que “este escenario pierde probabilidades si el mercado laboral continúa al mismo ritmo de mejora que en los últimos trimestres”. En este entorno, los expertos de JP Morgan creen que “si el mercado monetario razón actualmente, y los tipos de la Fed solo van a llevar al 0.75% para finales del 2016 (y al 1.75% para el 2018) entonces el Dólar debería caer como un 6% durante el 2016. La caída sería de doble digito si no se vieran subidas de tipos en el 2017 o 2018”.
3- Frío: Los expertos hablan de un escenario es en el que “tras una serie de pasos en la subida de tipos llevan a US a precipitarse otra vez hacia una recesión, y hay que volver a bajar tipos, demostrando que el ciclo era mucho más frágil de lo que parecía”. Recuerdan en la nota que los economistas de la entidad ven un 20% de recesión en 2016 y un 45% de que se produzca antes de finales de 2017.

USD index


¿Qué pasaría con el dólar en este supuesto? Creen que “si la recesión viene de la mano de subidas de tipos más tempranas de lo que se debería, primero el Dólar subiría por esas subidas de tipos, y no caería hasta que se viera que la economía de US se desploma”.

También se plantean que tras una caída inicial de la divisa, el dólar subiera porque la situación fuera de Estados Unidos se hubiera complicado aún más.

¿Qué se puede esperar del euro?

La divisa europea se ha depreciado un 12% en lo que va de año. Y si no ha caído más, explican en JP Morgan es por la mejora de las previsiones de crecimiento y por la mejora del dato de superávit de cuenta corriente.

En la entidad consideran que “creen que el EURUSD puede romper el rango de cotización actual se puede romper a la baja en la primera parte del 2016, y tienen como objetivo el 1,03 para el 2Q, pero esperan que rebote en la segunda parte del 2016 para terminar el 2016 al 1.13, según se acerca el final de las compras del BCE y quizá si hay una desaceleración en el rimo de subidas de tipos de la Fed”.
Euro

QUIZÁ LE INTERESE LEER: “La FED mantiene los tipos cercanos a cero”