Si hay un activo que parece haber perdido el sentido de su existencia en menos de un mes ese es el oro. En los minutos posteriores a la victoria de Donald Trump en Estados unidos recuperó su papel de activo refugio con fuertes ganancias ante la perspectiva del Trumpageddon que parecía avecinarse.  En solo unas jornadas la situación se ha dado la vuelta.
 
Desde la elección de Donald Trump, el oro se ha dejado un 7%  y en estas últimas horas ha llegado a perder la cota de 1.200 dólares por onza, algo que no ocurría desde el pasado mes de febrero.

Las previsiones de que las políticas de Donald Trump van a provocar mejoras del crecimiento, la inflación y subidas en el dólar han restado brillo al oro y también a la plata.  El hecho de que el precio de los metales esté denominado en dólares es una de las palancas que acciona estas caídas, pero no la única.

Los cambios en las perspectivas económicas, de política monetaria… han provocado que los ETF’s que tienen físicamente oro hayan provocado las mayores ventas desde julio este mes. Por si fuera poco, la demanda de oro de China tampoco ha aumentado en las últimas semanas y esto tiene su reflejo en el precio debido a que es el mayor consumidor de oro del mundo.

En los doce últimos meses, el precio del oro se ha revalorizado algo más de un 11%, muy por debajo de la plata, que lleva una revalorización de más de un 18,4% en este mismo periodo.

oro y plata


Indicadores técnicos
Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión otorgan perspectivas muy diferentes a los dos metales preciosos.

Al oro le dan una puntuación de tres en una escala que va del cero al diez y que sitúa a este activo en fase de rebote. La tendencia tanto a medio como a largo plazo para el metal precioso es bajista.

oro


La perspectiva para la plata es algo mejor ya que su puntuación es de 6,5, lo que indica que está en fase de consolidación. Aunque a medio plazo su tendencia es bajista, a largo está sería alcista según estos indicadores.

plata