La red social del jilguero también publicará sus cuentas, aunque está previsto que sean al cierre. Serán las primeras del CEO, Jack Dorsey, después de haber sido nombrado consejero delegado de forma permanente.
El consenso prevé un beneficio por acción ajustado de 5 centavos, cinco veces superior al publicado hace un año.
Por su parte, las ventas podrían rondar los 560 millones de euros, un 55% superiores a los del mismo periodo del año anterior.

La red social publica sus cuentas en un momento en el que tanto su modelo de negocio, como su evolución en bolsa están en mínimos. Sólo en los tres últimos meses la acción ha caído casi un 20% acuciada por su incapacidad de generar engagement entre sus usuarios y monetizarlos. Con todo, desde que Dorsey se asentó en el cargo de forma definitiva las acciones suben más de un 10%.

Los expertos creen que los inversores se van a fijar mucho en la evolución del número de usuarios activos mensuales (MAU).

Hace solo unos días Morgan Stanley publicaba un informe demoledor. En concreto, el analista que firmaba el informe afirmaba que “la red social muestra muy poca capacidad de crecimiento de usuarios, una reducción en los niveles de participación y compromiso de los twitteros. Por otro lado, sugieren que hay muy poca demanda por parte de los anunciantes y que, además, está aumentando la competencia de rivales.

Según Morgan Stanley el mercado pide que Twitter logre duplicar su base de ingresos hasta 2.017. Para este año se esperan unas ventas de 2.240 millones de dólares y unas pérdidas de 571 millones de dólares. En todos los años de su existencia, la compañía no ha ganado jamás dinero.

En la firma, rebajaron la recomendación de la compañía hasta infraponderar con un precio objetivo de 24 dólares por acción, muy por debajo de la cotización actual e, incluso, por debajo del precio al que debutó.

En la actualidad, solo un 40% de los analistas que siguen el valor aconsejan comprar las acciones de la compañía, el 55% restante opta por mantener y el 5% recomiendan vender. El consenso le da un precio objetivo de 37,6 dólares por acción, lo que implicaría un potencial de un 20%.

Con todo, se trata de una recomendación que no tendría mucho sentido al día siguiente de publicarse las cuentas de la empresa. Normalmente, la evolución de las acciones de Twitter suele ser muy volátil, tal y como puede observarse en el siguiente gráfico.

Twitter en los días posteriores


QUIZÁ LE INTERESE LEER: “Morgan Stanley hunde a Twitter, que cae casi un 7%”