La Reserva Federal fue muy cauta en su última reunión y se acomodó más a lo que piensa el mercado que a sus anteriores opiniones. Por el momento,  la primera reacción del mercado ha sido ligeramente positiva al hecho de que este año solo se esperan dos subidas de tipos. Es decir, nada  peor de lo que ya habían descontado.
 
Los expertos, por su parte, se mueven entre los que creen que la decisión fue positiva para los mercados y los que temen que detrás de tanta cautela podría haber algo más.
 
Álvaro Sanmartín, Chief Economist y asesor del Alinea Global en MCH IS,  explica que la decisión de la FED ha tenido mucho que ver con los mercados. “Dada la volatilidad y el sentimiento negativo todavía reinante, la FED ha hecho bien en adoptar un tono acomodaticio. Ha decidido no subir los tipos de interés y ha rebajado a 2 desde 4 las subidas previstas para este año. El mensaje principal que nosotros extraemos es que la FED quiere cuidar la recuperación americana y quiere garantizar también que la inflación sube lo suficientemente rápido hasta el 2%. Creemos que eso es una muy buena noticia para el crecimiento global, también en países emergentes. Y es una noticia que debería ayudar asimismo a disipar los tantas veces exagerados riesgos de deflación”.
 
Una decisión que, en general, ha sido muy bien vista. En opinión de David Kohl, estratega de divisas y economista de Julius Baer “la decision de la FED puede ser vista como una sorpresa placentera, al menos desde un punto de vista del mercado. Nuestros temores sobre un mensaje más agresivo no se materializaron.  Nos damos cuenta de que la FED ha tomado se ha movido desde su determinación anterior de subir tipos a culaquier costa, lo que apoya los mercados de renta variable y bonos y ayudará a la apreciación del dólar.

Como vemos en este gráfico de Bloomberg, las políticas de los bancos centrales han sido imprescindibles para la evolución de los mercados en los últimos años.

mercados y políticas de bancos centrales

 
Como comentan en JP Morgan, “de la reunión de la Fed se puede sacar que no tienen ninguna prisa en subir tipos, y que posiblemente las dos subidas que esperan hacer este año sean en Julio y en Diciembre. Si la macro no se tuerce, nuestros economistas creen que podrían subir tipos antes de Julio, pero con la votación sobre el “brexit” a finales de Junio, posiblemente prefieran ver antes el resultado. Además preferirán subir tipos en una reunión en la que toque revisar estimaciones y conferencia de prensa, y eso toca en la del 27 de Julio (pero no en la del 15 de Junio)”.  En la firma americana tampoco esperan subidas en septiembre, por la cercanía de las elecciones generales.
 
Pero, ¿por qué ha levantado Janet Yellen el pie del acelerador? 
 
Lo cierto es que hay muchos expertos que consideran que la FED ve más riesgos económicos de los que asume el mercado ahora mismo. Según comentaba a Bloomberg un economista de la universidad Johns Hopkins “hemos aprendido que el mundo es ahora un lugar más frágil. En momentos como este no quieres arriesgaste a dar un traspiés porque en el mundo actualmente hay solo unas cuantas economías fuertes”.
 
Más allá de las reacciones de alivio iniciales de las bolsas, que aprecian un movimiento de esta índole, habría que mirar un poco más allá. Ricardo Gil, responsable del área de Retorno Absoluto del TREA AM,  cree que “la cuestión es que cualquier noticia que implique menores crecimientos aviva las dudas de la sostenibilidad en los crecimientos de beneficios y las valoraciones de los activos de riesgo”.

En este sentido, Didier Saint-Georges, miembro del Comité de Inversiones de Carmignac, comenta que “la Fed está en apuros, puesto que no dispone de una política monetaria óptima. La inflación subyacente en Estados Unidos y los niveles de desempleo normalmente deberían llevar a Yanet Yellen a seguir aplicando medidas de ajuste para no quedarse atrás. Pero no estamos en un momento normal: la economía estadounidense está empezando a mostrar indicios de ralentización, continúa poco endeudada, debilitada, concretamente a causa de la fortaleza de su moneda y la debilidad de la economía china, y las presiones deflacionistas a escala mundial siguen siendo acuciantes. Los mercados podrían volver a encontrar cierto consuelo en la postura acomodaticia de la Fed, pero deberían abrir los ojos a la realidad económica que se esconde tras estas medidas.”  
 
Evolución de los mercados
 
En general, los expertos creen que estas medidas va a beneficiar sobre todo a los activos de riesgo, sobre todo a la bolsa. Esperan, además, una revalorización del dólar, aunque la primera reacción de la divisa americana ha sido la contraria.
 
En JP Morgan comentan que “a pesar de que la Fed siempre ha tenido su estimación de tipos por encima de lo que descuenta el mercado, se las arreglaba en todas estas reuniones para que ese tono dovish hiciera reaccionar al mercado con bonos al alza y dólar a la baja (suele conseguir una depreciación del 2-5% durante el siguiente mes). Yo pensaba que esta vez podía ser un poco distinto, porque el dólar ya había caído un 4% desde el 20 de Enero (en los últimos tiempos el Dólar normalmente suele estar subiendo antes de las reuniones de la Fed, para caer después). Además parece que las posiciones especulativas largas de Dólar han bajado como en un 80% desde los máximos de finales del 2015. Pero una vez más, la Fed ha conseguido que el Dólar caiga tras su reunión (tampoco creo que pueda caer mucho más, teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente)”.

Los analistas de la firma explican que las caídas de la moneda americana podrían tener una explicación sencilla. “Por un lado se puede ser positivos con el dólar, si uno cree que la recesión en Estados Unidos está lejos, y que todavía quedan muchas subidas de tipos en el ciclo. Por otro lado, la posibilidad de que la recesión no esté tan lejos, haría estar negativo con el dólar, y pensar que incluso ha tocado ya el máximo del ciclo, porque no pueden quedar ya muchas subidas más de tipos antes de que Estados Unidos entre en recesión”.

eurusd

“Por lo demás, y aunque quizás esto tarde más en materializarse, lo que ha hecho la FED debería acabar suponiendo también una subida de los tipos a largo plazo, en la medida en que como se ha indicado hablamos de mejoras en el escenario de crecimiento y también en el de inflación. En ese sentido, cuidado con las posiciones largas en bonos públicos a largo plazo porque podrían generar sorpresas negativas en los próximos meses”, según Sanmartín.

Además de la apreciación del EURUSD vemos también un fuerte movimiento en el oro, que en estos momentos se aprecia un 3%, en consonancia con el alza experimentada tras el comunicado tan dovish de Yellen. También se observa una caída del bono a 10 años de Estados Unidos, que cotiza por debajo del 2%.

oro jueves

 QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Ajustamos stops y establecemos un objetivo final para las notas a 10 años”
”El oro saca brillo a la rentabilidad de los fondos”