El analista destaca que el tono ‘dovish’ mantenido por la FED se debe a sus posibles repercusiones sobre la economía de los emergentes, el ciclo electoral estadounidense y las dudas sobre las situación económica en el futuro.

Según John Hardy, jefe de estrategias de divisas de Saxo Bank, el tono ‘dovish’ adoptado ayer en la reunión de la Reserva Federal se debe al temor que está instalado en el seno de la Reserva Federal sobre la futura evolución de la economía estadounidense. El analista concluye también que el tono ‘dovish’ se debe a los riesgo que podría tener la puesta en marcha de una política monetaria más restrictiva, ya que, a su juicio, “dañaría a los emergentes y en especial a China, lo que haría que surgieran nuevos riesgos en las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos”.

El proceso electoral en Estados Unidos también podría estar afectando a la toma de decisiones por parte de la Reserva Federal. De este modo, señala que el aumento del temor sobre la incertidumbre política “entren en juego en el proceso electoral ante la aplciación de una política monetaria demasiado ajustada”. 

Por último, Hardy advierte de lo que Richard Koo ha bautizado como “Trampa del QE”, de modo que “una vez lanzado el QE, no se puede volver a salir sin destruir activos y desencadenar una nueva crisis”.